Washington. Los agricultores y agroempresarios de Africa pueden crear un mercado de alimentos de US$1 billón para el 2030 si logran un mayor acceso a capital, electricidad, mejor tecnología y tierras irrigadas, señaló el Banco Mundial.

Los sistemas de alimentos de Africa, actualmente valuados en US$313.000 millones al año, pueden triplicarse si los gobiernos y los líderes empresariales reordenan radicalmente sus políticas y apoyan a la agricultura, a los agricultores y a los agroempresarios, los cuales en total prepresentan casi 50% de la actividad económica de Africa, señala el informe.

"Ha llegado el momento de hacer que la agricultura y los agronegocios de Africa sean un catalizador para acabar con la pobreza", dijo el vicepresidente del Banco Mundial para la Región de Africa, Makhtar Diop.

"No podemos ignorar la importancia de la agricultura para la determinación de Africa de mantener y fomentar altas tasas de crecimiento, crear más empleos, reducir significativamente la pobreza y cultivar alimentos suficientes baratos y nutritivos para alimentar a sus familias, exportar sus cultivos excedentes y proteger el medio ambiente del continente", añadió Diop.

Africa tiene casi 50% de la tierra no cultivada del mundo, la cual es adecuada para la agricultura, y utiliza menos de 2% de sus fuentes de agua renovables, en comparación con el promedio mundial de cinco por ciento.

Los países africanos pueden aprovechar la prosperidad de mercados de arroz, maíz, frijol de soya, azúcar, aceite de palma, biocombustible y materias primas, y convertirse en importantes exportadores de esos productos en mercados mundiales de manera similar a los éxitos alcanzados por América Latina y el Asia del Sudeste, dijo el banco con sede en Washington.

La agricultura y los agronegocios deben ser prioridad en la agenda de desarrollo y negocios de Africa Subsahariana. El Banco Mundial pide para ello un liderazgo y compromiso sólidos tanto del sector público como del privado.