Ciudad de Guatemala. La intensa humedad dejada por la tormenta tropical Agatha a su paso por Centroamérica podría exponer a las plantaciones de café en El Salvador y Guatemala a una plaga potencialmente destructiva y enfermedades, dijeron este lunes preocupados productores.

Agatha, la primera tormenta de la temporada 2010 de huracanes en el Pacífico, golpeó este sábado a Guatemala, el mayor productor de café de Centroamérica, provocando la muerte de al menos 113 personas en toda la región, donde destruyó casas, arrastró puentes y tiró líneas telefónicas.

En el vecino El Salvador, un equipo de la fundación local Procafé, dijo que Agatha derribó árboles empleados para dar sombra en algunas plantaciones, pero que no se han reportado daños a la cosecha hasta el momento.

Algunos arbustos de café de Guatemala están en riesgo de ser contaminados con un hongo destructivo tras el paso de la tormenta tropical Agatha, dijeron este lunes algunos productores.

La intensa humedad provocada por la tempestad, que descargó más de un metro de lluvias en la región montañosa del oeste de Guatemala, creó un campo fértil para el hongo Ojo de Gallo o Mycena citricolor, que podría dañar la producción.

"Por supuesto que estamos preocupados. Mañana deberíamos tener algo más concreto", dijo Nancy Méndez, portavoz del grupo de productores Anacafé. Pero la medición de la magnitud de los daños demorará debido a los deslaves y los puentes colapsados.

"El ambiente húmedo durante y posterior de la tormenta, eso lo que crea es humedad fungosa en las plantas. Este es el problema", dijo a Reuters Gerardo De León, director comercial de Fedecocagua, un grupo de 120 fincas en todo el país.

El hongo. Ojo de Gallo, como se conoce al hongo, contamina las hojas de los árboles y provoca su caída, exponiendo a las cerezas del café al viento y la lluvia, lo que las podría llevar a pudrirse.

La plaga golpeó los cultivos de café de Costa Rica en el ciclo 2006/2007, reduciendo ligeramente la producción.

La oficina local de Anacafé en la región occidental de San Marcos dijo que lluvias más fuertes podrían provocar también un desprendimiento de las cerezas, pero que el impacto en la cosecha 2010/2011 todavía se desconoce.

"Pueden caer por el golpe de la lluvia que se da o por enfermedades. Depende cómo se presente el tiempo de aquí para adelante", dijo Otoniel de León, asistente de la oficina de San Marcos de Anacafé.

Por otro lado, en Honduras, el segundo mayor productor de café en Centroamérica, no se han reportado daños a los cafetales, dijo el Instituto Hondureño del Café (Ihcafé).