Montevideo. Los operadores turísticos uruguayos van a seguir con atención los resultados que empiecen a llegar en la noche de hoy desde Argentina. Qué pasará con las elecciones presidenciales de la vecina orilla –dicen– es una de las grandes incertidumbres de cara a la próxima temporada.

Si bien sostienen que se trata de un factor "psicológico" (nadie dejará de visitar Uruguay porque uno u otro candidato se instale en la Casa Rosada a partir de diciembre, argumentan), sí dilata la toma de decisión de quienes forman el principal contingente de visitantes que llega a Uruguay desde el extranjero.

Además del escenario electoral argentino, la devaluación del real en Brasil y la apreciación del dólar son otros de los elementos que miran de reojo los jugadores del sector.

Pese a que la situación con el gigante norteño es más desfavorable que un año atrás, producto de la depreciación del real, con Argentina el panorama es más auspicioso.

La elevada inflación que se observa en el país vecino (que en agosto llegó a 24,3%, de acuerdo a las mediciones de la provincia de San Luis), sumada a la apreciación de su moneda (14,4% desde enero si se toma el dólar blue y 12,5% en el caso del oficial) llevan a que los salarios argentinos rindan más en Uruguay que la temporada pasada.

Luego de varios veranos en los que el tipo de cambio dificultaba la llegada de los argentinos a Uruguay, ahora el viento empezó a cambiar y los números ya lo reflejan. En el tercer trimestre del año desembarcaron en el país 305 mil argentinos, 16% más que en igual período de 2014.

A esta altura, cuando faltan alrededor de dos meses para que empiece la zafra de verano, la cantidad de reservas todavía es modesta y diferentes operadores calculan que está en los mismos niveles que un año atrás.

En algunos destinos sí se está recibiendo un buen volumen de consultas que, estiman, se concretarán más adelante.

"El nivel de reservas es parecido al del año pasado: no es muy bueno, pero tampoco es nulo", dijo el directivo de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este- Maldonado, Fernando Bistiancic.

En el mismo sentido se manifestó el operador inmobiliario de Piriápolis Pablo Gasalla. "En cuanto a cantidad de reservas estamos muy parecido a los niveles del año pasado", apuntó. Gasalla destacó el aumento en la cantidad de consultas de turistas argentinos, fruto de que el destino ganó competitividad frente a la temporada anterior a los ojos de esos visitantes.

El empresario turístico añadió que, más allá de decisiones electorales y temas cambiarios, otro elemento incide de manera fundamental: el clima. "Varios estamos plantando huevos para que no llueva este año", bromeó.

Si bien todavía son cautos a la hora de hacer pronósticos, la mayoría de las voces es positiva respecto a cómo será la temporada.

"Avizoro que no va a ser mala por el nivel de consultas que vamos teniendo", dijo Gasalla.