Buenos Aires. Los productores agropecuarios de Argentina, uno de los mayores exportadores agrícolas del mundo, analizaban este miércoles el lanzamiento de protestas contra las políticas del gobierno, que consideran que distorsionan el precio del trigo que recibe el agricultor.

En Argentina, uno de los principales proveedores de trigo del mundo, se necesitan permisos del gobierno para exportar el cereal, lo que según los agricultores, los obliga a vender a un precio inferior al que establecen las autoridades para el mercado doméstico.

Las asociaciones rurales, que sostenían una reunión clave este miércoles, y el gobierno mantienen un prolongado conflicto por las políticas para el sector. En el 2008, un intento para subir un impuesto a la exportación de soja provocó una larga huelga comercial que causó el desabastecimiento de alimentos en varias ciudades.

"Los pedidos de la gente (productores) son ceses de comercialización e instalar movimientos de protesta en la puerta de las plantas que compran la mercadería a precio vil. Hay muchos pedidos que vamos a analizar", dijo Hugo Biolcati, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), a una radio antes de la reunión.

"Lo que estamos reclamando es (...) que se defienda el precio de los productores y los intereses nacionales. Han favorecido en trigo y maíz a grandes corporaciones internacionales", dijo Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), a un medio local.

De acuerdo con las asociaciones rurales, las restricciones oficiales a las ventas al exterior eliminan la competencia entre los molinos de trigo y la exportación, obligando a los productores a vender su mercadería mayormente en el mercado local a precios inferiores a los internacionales.

"Al tener garantizado el abastecimiento (la molinería) no compra, espera. (Al trigo) lo compra despacio, en la medida que lo necesita, sin competir", dijo Biolcati.

A inicios de diciembre, la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) autorizó la exportación de 2 millones de toneladas de trigo 2010/11, pero los productores agropecuarios consideraron la medida como insuficiente.

Muchos productores directamente reclaman la apertura total de las ventas al exterior del cereal.

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, este martes convocó a los presidentes de las agrupaciones rurales a una reunión para la próxima semana.

Sin embargo, Biolcati dijo que la invitación se produjo muy tarde ya que las entidades habían pedido reunirse con el funcionario dos veces antes en noviembre y diciembre, cuando comenzó la cosecha del cereal.

Mientras tanto, los productores avanzan con la recolección del trigo 2010/11, cuya cosecha sería abundante, a pesar del clima seco que se registra por el fenómeno La Niña, ya que el tiempo que acompañó al cultivos durante la mayor parte de la campaña fue favorable.

Según el Ministerio de Agricultura, hasta el jueves, los chacareros habían recolectado el 75% de los 4,3 millones de hectáreas sembrados con trigo 2010/11, cuya producción sería de 13 millones de toneladas, muy por encima de los 7,5 millones recolectados en la campaña previa.