El país puede llegar a situaciones de estanflación (combinación de inflación con estancamiento de la economía) porque nadie va a querer producir nada esperando que sigan bajando los precios.

La advertencia fue hecha por el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, al indicar que el problema para el manejo de los precios de los alimentos no radica en la inflación.

Mejía consideró que el Banco de la República ha hecho una magnífica labor en el control de la inflación, pero eso no es todo. "Aquí podemos llegar a situaciones que simplemente se llaman estanflación porque nadie va a querer producir nada esperando que bajen los precios", dijo Mejía.

Sin embargo indicó que el emisor tiene que abrir su pensamiento a nuevas ideas y no centrarse en que su mandato principal, que lo es, del control de la inflación. Recordó que hay algunas sentencias que dicen que debe ampliar esas inquietudes. Por ello algunos gremios han propuesto que se deben modificar las funciones del Banco de la República.

El dirigente anticipó que los precios de los alimentos van a incrementarse ligeramente, porque a pesar de que hay suficiente abastecimiento, hay muchas zonas inundadas.

Aclaró que los precios de los alimentos los incrementan los ‘formadores de precios, no los productores'. Explicó que los productores son tomadores de precios, el que los incrementa es el intermediario: la gran extensión (hipermercados), el supermercado la plaza de mercado, los centros de abastos y las tiendas.

Denunció que esos precios se han logrado mantener pero a costa de bajar los precios al productor, que es un tomador de precios, "llevándolo a una situación mucho más compleja a la que tenemos hoy en día".

En cuanto a la revaluación y las coberturas para el sector agrícola, el dirigente gremial reconoció que el país está supremamente atrasado en el campo de seguros agrícolas y pecuarios.