Quito. En la finca Ocho Hermanos, ubicada en el cantón Ventanas, (Los Ríos), Mauro Arechua, de 73 años, el pasado miércoles observaba con preocupación sus 15 hectáreas de plantaciones de banano, cultivos a los que ha dedicado la mayor parte de su vida, ya que fueron una herencia de su padre.

El agricultor considera que “es una locura” pensar en cambiar sus cultivos por otro tipo de producto, como se plantea en el artículo 2 del Acuerdo de Emergencia firmado el pasado 18 de agosto por el ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap).

Para Arechua, la reconversión significaría la quiebra de muchos medianos productores, porque es un proceso que, a más de ser costoso, es largo. “Hay que comenzar de cero, sembrando el nuevo cultivo y, hasta esperar que este comience a cosechar, pasarán entre dos y tres años. Además de sumar los insumos, los cuidados y si no hay frutos esto causaría el despido de muchas personas que trabajan en las diferentes plantaciones”, indica Arechua.

Franklin Torres, de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores de Ventanas, afirma que la reconversión de cultivos no es nueva, es algo que desde hace años se está queriendo implementar, pero que por falta de compromiso de las autoridades no se ha podido realizar.

Asegura que este tema beneficia a los pequeños productores que tienen entre una y cinco hectáreas de cultivos, pero aquellos que poseen más de cinco hectáreas saldrán perjudicados.

Añade que este punto no se debió tratar en la emergencia, porque es a largo plazo y lo que se necesita en este momento es salir de la crisis que estamos enfrentando por la caída de los precios internacionales y la sobreproducción que hay en el mercado local.

El artículo 2 de la emergencia indica: disponer el uso de los recursos asignados al Magap para desarrollar programas de incremento a la productividad de los pequeños productores bananeros, mediante mecanismos eficientes y participativos diseñados e implementados por el ministro de Agricultura, con el objetivo de disminuir los volúmenes de exportación con la reconversión de cultivos para mejorar la competitividad de las exportaciones ante los mercados internacionales.

Según el ministro de Agricultura, Staynley Vera, este proceso no será implementado de forma inmediata sino a mediano y largo plazo, y será voluntario para aquellos productores que deseen reconvertir sus cultivos. Además, los montos para este tema aún no están asignados y tampoco se ha establecido cuántos productores dejarán de sembrar banano para cultivar café, cacao o palma africana.

Esto causa el rechazo de productores como Jorge Toapanta, quien afirma que antes de hablar de este aspecto se debieron analizar todos estos puntos para así poder pensar en una verdadera reconversión.

“Llevo unos treinta años trabajando como productor agrícola, la finca que tenemos es una herencia de mis padres y cambiar el cultivo de banano por otro significa perderlo todo”, dijo Ezequiel Luna Flores, agricultor de la parroquia La Iberia, del cantón El Guabo, en la provincia de El Oro.

Los problemas que revelan los agricultores de pequeñas extensiones de la fruta son por la variación de precios que ha afectado al sector por algunos años. “Cada año nos pagan hasta un dólar por cada caja de banano, pero son cuatro o seis semanas, pero luego el precio mejora”, manifestó Jaime Sarango, administrador de la finca El Edén, de la vía La Primavera, de Machala.

El proceso para la reconversión de cultivos sería muy complejo porque toma años, tiempo durante el cual los agricultores no tendrían ningún tipo de ingreso económico. “Significa que ellos deberán tener una liquidez para sobrevivir sin cosechar y además para invertir en el nuevo cultivo”, dijo Paúl González, presidente del Centro Agrícola de Machala.

La inserción de un nuevo cultivo en tierras que han sido tratadas para la producción de banano sería una dificultad muy seria por toda la preparación que ya tienen las plantaciones.

“No tenemos créditos de la banca ni de las instituciones estatales que nos ayuden para hacer mejoras en las bananeras; en eso se debería pensar antes de una reconversión”, afirma Normo Jadán, agricultor de la parroquia El Cambio, en la provincia de El Oro.

Sin embargo, Jhonny Asencio de la localidad de Santo Domingo, en el cantón Simón Bolívar, en Guayas, dice estar de acuerdo con la reconversión y esperará tener más información sobre el programa para acogerse al proyecto. “Todos los años es la misma historia; por ser pequeño no tengo contrato y en la temporada baja me pagan hasta $ 1 por cada caja; eso no es justo”, señaló

Mientras que en ese sector varios productores ya se encuentran cambiando sus cultivos de banano por cacao y ahora solo están a la espera de la ayuda gubernamental.

Detalles: Los productores y los precios de la fruta
10.900 Productores existen en el país, según el Magap, pero de ellos solo están registrados 7.334; los restantes venden la fruta sin contrato.


73% de los bananeros tiene menos de 20 hectáreas de cultivo.

US$2 es el precio que pagará el Magap por cada racimo de banano a los pequeños bananeros.

US$5 es el precio oficial de la caja de banano, pero por la crisis mundial se paga hasta en $1 a quienes no tiene contratos.