Tegucigalpa. El mal de unos es la gran oportunidad de otros. Y aunque la sequía que golpea a Estados Unidos afectará a los consumidores de países que dependen de las importaciones estadounidenses, como Honduras, también el sector agrícola hondureño tendrá la oportunidad de sacarle provecho a esta situación.

En efecto, “el mal de unos, desgraciadamente es el bien de otros”, dijo el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Granos Básicos (Prograno), Juan Valladares, al referirse a la sequía en EE.UU., pues los productores nacionales ya sienten los efectos de estos buenos precios.

“Los precios de los granos, como maíz y soya, acá en Honduras están elevadísimos, altos, algo que nos favorecerá en la producción nacional”, detalló.

Precio récord. Al estar indexados al CME Group, que dicta los precios internacionales en la bolsa de Chicago, las alzas de precios favorecen a los productores nacionales y tras el alza en el bushel de maíz de entrega para diciembre terminó en US$8,04.

Cada quintal está siendo pagado a 392 lempiras (US$20) el maíz destinado para harinas y 370 lempiras el de uso en alimentos balanceados para animales. Este, según el dirigente campesino, “es un precio récord, no lo hemos tenido en Honduras”.

La tendencia de este grano es continuar subiendo en septiembre y octubre, por lo que la siembra actual, cuya cosecha se espera para esos dos meses, será vendida a muy buenos precios. Prograno espera que llegue a 400 lempiras (US$20,4) por quintal de maíz blanco.

Las proyecciones de cosecha esta temporada siguen siendo evaluadas. En la anterior superaron los 11 millones de quintales.

Sin embargo, la canícula que durante dos meses se estacionó en algunos sectores del sur de Honduras afectó la siembra de maíz. Aunque se esperan buenas cosechas en la zona de Yoro, Olancho y Cortés.

En Danlí estiman pérdidas por efecto del veranillo, por lo que “vamos a tener muy buena productividad”, pese a los problemas que reportó el sector por falta de acceso a crédito y los atrasos climáticos.

Apuesta a postrera. La temporada de postrera inició oficialmente este martes y el precio internacional es el mejor incentivo para el agro hondureño, que planea poner a producir entre 4.000 y 5.000 manzanas de tierra distribuidas entre siembra de maíz amarillo y sorgo para compensar el déficit en la cosecha de maíz de primera.

Las expectativas del rubro se realizarán siempre y cuando el gobierno apoye con el fondo que les ha prometido: 50 millones de lempiras para fortalecer un fideicomiso que será otorgado a través de Banadesa.

“La agroindustria está interesada en que le sembremos maíz, sorgo y soya”, dijo el productor olanchano. La proyección en esta temporada de postrera es de 400.000 quintales de sorgo.

El gerente de crédito de Banadesa, María Elena Kafati, confirmó que “se estarían destinando 60 millones de lempiras: 50 millones para financiar al menos 4.000 manzanas de sorgo y 10 millones para fortalecer el fondo de aseguramiento”.

Los pequeños productores esperan, por su parte, la cooperación de las autoridades de la SAG, quienes han señalado que distribuirán 67.000 bonos solidarios para reforzar la siembra de postrera, según el subdirector de Generación de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agrícola (Dicta), Armando Bustillo.

“Sí, la sequía en Estados Unidos nos va a favorecer porque estos productores podrán mercadear mejor sus granos”, mencionó. Dicta beneficia a productores para impulsar el cultivo de sorgo en Comayagua, occidente y el sur.