Panamá. El aumento de entre 15% y 18% del salario mínimo pactado por el Ejecutivo, y que, según datos oficiales, mejorará la situación económica de 250.000 panameños, no parece tan satisfactorio para algunos sectores, especialmente el agropecuario y las pequeñas empresas.

Este lunes comenzó a regir el nuevo sueldo mensual básico que se le debe pagar a un trabajador, el cual quedó entre $432 y $490 (US$422,763 y US$479,522 respectivamente).

Aunque el presidente de la Asociación de Productores de Tierras Altas, Virgilio Saldaña, se mostró de acuerdo con el aumento del salario mínimo, ya que ayudará al panameño a enfrentar el costo de la vida, sí le preocupa que el aumento beneficie a un sector y a otros no.

 "El sector agro tendrá que hacer ajustes, uno de ellos será eliminar plazas de empleo", manifestó Saldaña al periódico Panamá América.

Por su parte, el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Antonio Fletcher, declaró que "el sector agropecuario no tiene una participación positiva en los últimos 3 ó 4 años a nivel del Producto Interno Bruto (PIB), y lo que se está dando es un incremento en los gastos operativos del sector".

"Se está hablando de un impacto superior a los $275 millones cuando hay un incremento superior al 10%; en este caso que es del 18%, se tiende a trastocar escalas de personas que están económicamente activas o trabajando y que ganan salario mínimo" , dijo.

Este es el segundo salario mínimo que fija el actual gobierno de Panamá para el sector privado. La primera vez se estableció en diciembre de 2009, cuando se dio el mayor aumento en los últimos 50 años.

En marzo de 2010, el presidente Ricardo Martinelli anunció un aumento de $50 (US$48,93) al salario mínimo de los empleados públicos.