El presidente de la Sociedad Agropecuaria de Cerro Largo (SACL), Martín Uría, manifestó su disconformidad con el gobierno por no consultar la opinión de los productores antes de aplicar medidas que afectan directamente al sector agropecuario.

En tanto, Uría explicó que “el gobierno está por hacer cambios en los estatutos de los funcionarios públicos y llama al gremio para conversar, se va a subir el precio del boleto en Montevideo y se convoca al gremio del transporte urbano, se harán cambios en la educación y se dialoga con los gremios de docentes. En el agro hubo cambios importantes en los últimos tiempos y lo que opinamos los gremios agropecuarios no se tuvo en cuenta ni se tiene en cuenta”.

La semana anterior llovieron más de 100 milímetros en la mayor parte del departamento, y la situación de sequía parece haber quedado atrás, pero hay otros temas que también preocupan.

“Cerro Largo era un departamento relativamente tranquilo en cuanto al tema de la seguridad. El delito más común era el abigeato (hurto de ganado). Tenemos un equipo Bepra (Brigada Especial de Prevención y Represión del Abigeato) en el departamento, que está funcionando muy bien y que desde la gremial la apoyamos continuamente porque reconocemos el buen trabajo que realizan”, dijo Uría.

Pero en cambio, agregó que “en los últimos tiempos están creciendo otro tipo de delitos. Los delincuentes están entrando a los establecimientos, a las casas, y eso nos preocupa. También nos preocupa que el Ministerio del Interior está cambiando las seccionales hacia otros lugares, dejando zonas totalmente desprotegidas. Los productores tratamos de opinar sobre estas cosas y tampoco se nos tiene en cuenta”.

El principal de la SACL también cree que sería muy necesaria una oficina de trazabilidad en cada departamento.

“Hay dificultades en el momento de mover los ganados, con muchos trámites y documentación. Hace dos años que le pedimos al Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca que haya oficinas de trazabilidad en el interior y el gobierno entiende que esto no debe ser así. Esto hace que los trámites sean cada vez más engorrosos, que los productores tengamos que depender de terceros, pagando esos servicios para que se solucionen los problemas. Esto se podría evitar con una oficina en cada departamento”, opinó.

Reconocimiento. Cerro Largo es un departamento fronterizo, pero si hay alguien que sabe de la importancia de una campaña contra la fiebre aftosa, esos son los productores, dijo Martín Uría. 

“Nadie nos obligó a vacunar ni nos controló como vacunábamos y los resultados están a la vista. Lamentablemente, los reconocimientos siempre se realizan a otro nivel y no vimos en ningún momento que hayan destacado a algún productor para reconocer el trabajo que hizo en su establecimiento”, precisó