Londres. La demanda global de petróleo probablemente se moderará este año, a medida que el precio del barril se acerca a los US$80 y que muchas naciones importadoras dejan de ofrecer subsidios generosos a los consumidores de combustibles, dijo el miércoles la Agencia Internacional de Energía (AIE).

La agencia con sede en París recortó sus previsiones sobre el crecimiento de la demanda mundial de crudo a 1,4 millones de barriles por día (bpd) para el 2018, desde la estimación anterior de un aumento de 1,5 millones de bpd.

Los precios del crudo han escalado un 51% en el último año, impulsados por recortes de suministros y luego de que este mes surgieran preocupaciones por las exportaciones de Irán, después de que Estados Unidos anunció que reimpondría sanciones contra la república islámica por sus actividades nucleares.

"Sería extraordinario si ese importante aumento de los precios no afectara el crecimiento de la demanda, especialmente porque los subsidios a los consumidores finales se han reducido o eliminado en varias economías emergentes en los últimos años", dijo la AIE.

Los inventarios de petróleo en las naciones más ricas del mundo, las que aportan datos más transparentes de seguimiento, se ubican ahora 1 millón de barriles por debajo de su promedio de cinco años, un umbral que vigila de cerca la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que está aplicando una restricción a su producción por segundo año.

"Por ahora, los veloces cambios en el panorama geopolítico restarán la atención de las existencias mientras los productores y consumidores evalúan cómo limitar la volatilidad en el mercado petrolero", dijo la AIE.

"Por su parte, la AIE monitorizará de cerca los eventos y está lista para actuar de ser necesario para garantizar que los mercados sigan estando bien suministrados", añadió.

Irán, que bombea alrededor de 3,8 millones de bpd y es el tercer mayor productor de la OPEP por detrás de Arabia Saudita e Irak, podría enfrentar una grave disminución de sus exportaciones.

"Por ahora, los veloces cambios en el panorama geopolítico restarán la atención de las existencias mientras los productores y consumidores evalúan cómo limitar la volatilidad en el mercado petrolero", dijo la AIE.

La AIE dijo que la ronda previa de sanciones, que fue levantada a inicios del 2016, redujo los envíos de crudo de Irán en más de 1 millón de barriles.

En su más reciente reporte, la AIE estimó que la demanda de crudo de la OPEP promediará 32,25 millones de bpd por el resto del 2018, comparado con una producción de 32,12 millones de bpd en abril.

Los suministros mundiales, en tanto, subieron 1,78 millones de bpd en abril, desde el mismo periodo del año anterior, apuntalados mayormente por el bombeo de naciones fuera de la OPEP.

La situación de EE.UU. En esa misma línea, la entidad dio a conocer que los inventarios de crudo en Estados Unidos bajaron en la última semana ante una mayor producción en refinerías, y también se redujeron las existencias de gasolina y destilados.

Los inventarios de crudo tuvieron un descenso de 1,4 millones de barriles en la semana al 11 de mayo, contra el pronóstico de analistas de una reducción de 763.000 barriles.

Las existencias de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma aumentaron en 53.000 barriles, indicó la EIA.

La tasa de operación de las refinerías creció en 149.000 barriles por día, mientras que la tasa de utilización aumentó en 0,7 puntos porcentuales.

Las existencias de gasolina tuvieron una baja de 3,8 millones de barriles. Analistas consultados por Reuters esperaban una caída de 1,4 millones de barriles.

Los inventarios de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, declinaron en 92.000 barriles, contra el pronóstico de analistas de una baja de 2,2 millones de barriles, mostró el reporte de la EIA.

En la última semana, las importaciones netas de crudo en Estados Unidos disminuyeron en 411.000 barriles por día.