Londres. La demanda mundial de crudo crecerá más rápido que lo previsto este año, lo que ayudaría a reducir el excedente a pesar de un bombeo cada vez mayor desde América del Norte y el débil cumplimiento de la OPEP con unos recortes a la producción, dijo este viernes la Agencia Internacional de Energía (AIE).

La agencia revisó su previsión de expansión de la demanda en el 2017 a 1,5 millones de barriles diarios (bpd), frente a su pronóstico de 1,4 millones de bpd en su reporte mensual anterior, y dijo que espera que la demanda se incremente en 1,4 millones de bpd el próximo año.

La AIE dijo que el cumplimiento de la OPEP con los recortes cayó a un 75% en julio, su nivel más bajo este año.

"Los productores deberían encontrar estímulo en la demanda, que está creciendo a un ritmo interanual con más fuerza de lo que se pensaba", dijo la AIE, con sede en París.

"Habría más confianza en que el reequilibrio ha llegado para quedarse si algunos productores que forman parte de los acuerdos de producción no estuvieran, justo cuando están ganando la partida, mostrando señales de debilidad en su determinación", añadió la AIE.

La OPEP debe reducir su producción de crudo en cerca de 1,2 millones de bpd, mientras que Rusia y otras naciones aliadas deben aportar con un recorte cercano a 600.000 bpd, como parte de un compromiso para aliviar el exceso mundial de oferta que se extenderá hasta marzo del 2018.

La AIE dijo que el cumplimiento de la OPEP con los recortes cayó a un 75% en julio, su nivel más bajo este año.