Nueva Delhi. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) dijo este viernes que no creía que pudiera haber alteraciones en el suministro global de petróleo, ya que Arabia Saudita y otros productores del Golfo Pérsico llevarán más crudo al mercado.

Los precios del crudo Brent subieron 15% desde el comienzo del año a más de US$123 por barril, ante las preocupaciones de que el mercado pueda quedarse sin la mayor parte de las exportaciones de 2,5 millones de barriles por día de Irán debido a las sanciones europeas y estadounidenses, que buscan castigar a Teherán por su programa nuclear.

Arabia Saudita, el principal productor en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), dijo el martes que estaba lista para elevar su producción a 12,5 millones de barriles por día frente a sus niveles actuales de casi 10 millones.

"No hay temores de una alteración del suministro y se sabe que Arabia Saudita traerá más petróleo al mercado", declaró la presidente ejecutiva de la agencia que asesora a los países desarrollados en temas de energía, Maria van der Hoeven, mientras concurría a una conferencia sobre asociaciones de gas en Asia, en Nueva Delhi.

La AIE aún no ve la necesidad de liberar petróleo de las reservas estratégicas, detalló Van den Hoeven, y agregó que actualmente "no hay una alteración importante del suministro".

Los precios del crudo podrían subir entre 20% y 30% si se elimina el suministro iraní del mercado, dijo esta semana la directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Además del riesgo de la pérdida de las exportaciones de Irán, un clima adverso, salidas de servicio no planificadas en yacimientos y los disturbios en Siria, Yemen y Sudán, recortaron 1,1 millones de barriles estimados por día de la producción de petróleo, según cálculos de Reuters.

La demanda mundial de petróleo rondaría los 89,9 millones de barriles por día en el 2012, según la AIE.