París. Air France canceló este sábado uno de cada cinco de sus viajes y advirtió de más suspensiones en medio de un ajetreado fin de semana de feriado, al comienzo de una huelga de asistentes de vuelo que demandan mejores condiciones laborales.

Una portavoz de la aerolínea europea dijo que se esperaba garantizar alrededor del 80% de los 1.000 vuelos diarios de tramos largos y cortos en los dos principales aeropuertos de París, Orly y Charles de Gaulle.

En un comunicado publicado en su página web, Air France dijo que había cancelado vuelos a Nueva York, Tokio, Montreal y a varios otros destinos, y agregó: "No descartamos otras cancelaciones y retrasos de último minuto".

Varios sindicatos están convocando a un paro del personal de cabina hasta este miércoles, lo que eleva la posibilidad de una grave interrupción en las labores de la aerolínea durante un fin de semana largo sumamente activo.

Uno de los motivos de quejas es un plan para reducir el personal en los viajes de tramos largos.

El martes 1 de noviembre es un feriado público en Francia y muchas personas se tomarán libre el lunes para extender el periodo de descanso semanal. La fecha también coincide con las vacaciones escolares de medio ciclo.

El ministro de Transporte, Thierry Mariani, criticó a los huelguistas al decir que se estaban perjudicando ellos mismos con la interrupción del tráfico aéreo en un período tan activo.

"La gerencia ha sido muy clara. No hay amenaza de despidos", declaró a LCI Televisión.

"Si la compañía tiene problemas, no es una huelga de cinco días en un período de muchos viajes lo que mejorará su imagen y competitividad", indicó.

Las acciones de Air France-KLM, que publicará sus resultados financieros el 9 de noviembre, fueron golpeadas esta semana cuando un reporte de prensa dijo que la compañía se preparaba para emitir una advertencia de ganancias.

Air France-KLM, la mayor aerolínea de Europa por ingresos, se formó el 2004 por la fusión de Air France y la firma holandesa KLM.