París. El grupo franco-holandés Air France-KLM invertirá 1.000 millones de euros (US$1.360 millones) durante cinco años para renovar las cabinas de los aviones, especialmente los de largo recorrido, y subir en gama su servicio.

El presidente de la compañía, Alexandre de Juniac, explica en una entrevista publicada hoy en el periódico "Les Echos" que van a realizar "un cambio radical en la clase de negocios".

Air France ha invertido ya 500 millones de euros (US$680 millones) para renovar sus 44 Boeing 777 y KLM ha destinado 200 millones de euros (US$272 millones) a sus aeronaves, y el plan va a continuar con la remodelación de los Airbus A330 y los A380 de Air France, en 2016 y 2017 respectivamente, así como los Boeing 777 de KLM.

Así, en 2017 la casi totalidad de la flota de largo recorrido estará renovada, con la excepción de los 777 que operan en las islas del Caribe y en el océano Índico.

El grupo quiere también equipar los aviones que realizan vuelos largos con conexión a Internet, algo que supondrá un coste de unos US$500.000 (unos 367.515 euros) por cada aeronave.

El proyecto para subir en gama seguirá con los aviones de medio recorrido, lo que incluirá la renovación de 70 aeronaves con una inversión de un millón de euros (US$1,3 millones) en cada uno, y reformas en las salas de espera de aeropuertos, como el Charles de Gaulle de París y el de Nueva York.

Air France presentó hace 5 meses las nuevas cabinas de la clase de negocios del Boeing 777, que han entrado en servicio en junio en los vuelos hacia Nueva York y este año se implantarán en las líneas hacia Singapur, Yakarta, Tokio, Houston y Shangai.

A partir de 2015, se encontrarán también en los viajes hacia Duala, Dubai y Sao Paulo de manera que, en total, unos 30 de los 44 aviones que constituyen la flota de largo recorrido de la compañía francesa estarán ya renovados a finales del año que viene.