París. La aerolínea francoholandesa Air France-KLM tiene previsto realizar recortes adicionales para estrechar la diferencia de competitividad con algunos rivales europeos y reducirá las operaciones de carga para minimizar su exposición a los ciclos económicos.

"Nuestra competitividad no está al nivel de nuestros grandes competidores europeos", dijo el viernes el consejero delegado Pierre-Henri Gourgeon, citando como ejemplos a Lufthansa y a IAG, producto de la fusión entre British Airways e Iberia.

El consejero delegado dijo a los periodistas que los resultados del primer trimestre fueron desalentadores, pero que la aerolínea mantenía el objetivo de lograr un beneficio operativo en el año y daría un avance sobre sus planes en materia de costes junto con las cuentas trimestrales el próximo 9 de noviembre.

Air France-KLM es el valor de peor comportamiento del índice parisino SBF 120 este año, con una pérdida del 55%, ante la presión de unos altos costes de personal, una deuda cuantiosa y la dura competencia.

La aerolínea, que pertenece en un 15,7% al Estado francés y un 9,8% a sus empleados, gasta en torno a un tercio de su ingresos en su plantilla, comparado con una cuarta parte en el caso de Lufthansa e IAG.

Algunos analistas han dicho que Air France-KLM podría sufrir si el entorno económico empeora y algunos han cuestionado incluso su capacidad de obtener beneficio operativo este año.

El grupo dijo el 25 de julio que reduciría a la mitad la previsión de crecimiento de la ocupación en rutas de largo radio al 2,7% desde el 5,1%.

Gourgeon expresó que el recorte del gasto este año superaría la previsión de US$659 millones (470 millones de euros), pero no quiso dar una cifra concreta.

Les Echos informó el lunes de que la aerolínea fijaba un objetivo de ahorro de 700-800 millones de euros por año (US$981 millones y US$1.121 millones).