Toulouse (Francia). Airbus espera superar este año los encargos de 1.456 aviones netos (descontadas las cancelaciones) recibidos en 2014, y sobrepasar también las entregas de 629 unidades del pasado ejercicio, que fue la cifra más elevada de la historia para el fabricante europeo.

Éstos son los principales objetivos para 2015 que se marcó este martes el presidente de Airbus, Fabrice Brégier, que en conferencia de prensa reconoció que se trata de un "gran desafío".

El récord de ventas para Airbus se produjo en 2013 con pedidos netos de 1.503 aviones y brutos de 1.619. El pasado año fue superior el número de aviones brutos vendidos (1.796), pero sin descontar las anulaciones.

Por lo que respecta a las entregas -que se han duplicado en los últimos 10 años-, el constructor europeo espera por decimocuarto año consecutivo incrementar el número.

A eso vendrá a contribuir, aunque de forma mínima, la entrada en servicio comercial en el cuarto trimestre del primer A320neo, la versión modernizada de un solo pasillo, que constituye la base del éxito comercial de la compañía y su verdadera caja registradora.

Dentro del proceso de transición entre la actual y la nueva versión, la cadencia de producción del A320 debería pasar de 42 unidades mensuales ahora a 46 en 2016, probablemente en el primer trimestre.

Airbus domina el nicho de los aviones de un solo pasillo, con una cuota de mercado que llega a ser del 70 % si lo que se compara es el A320neo con el 737Max, el modelo renovado de su rival estadounidense Boeing.

También llegarán en 2015 a las flotas de los clientes una quincena de ejemplares del nuevo A350, estrenado por Qatar Airways, que recibió el primero el pasado 22 de diciembre.

En cuanto al gigante A380, se ha programado la entrega de una treintena de unidades, como en 2014, cuando sin embargo sólo se consiguieron contratos para 20.

Airbus va a lanzar este año el desarrollo para producir cinco unidades del Beluga, un avión que por el enorme volumen de su estructura permite poner en su interior las mayores piezas de sus propios aviones.

Brégier destacó que al haber incorporado 827 aeronaves durante el pasado año, su cartera de pedidos está en el nivel más elevado de su historia con 6.386 aviones que representan nueve años de producción y un valor de US$919.300 millones: "tenemos una gran visibilidad".