El crecimiento en la demanda de servicios aéreos y la construcción del nuevo aeropuerto para el centro del país hacen de México uno de los mercados más atractivos para Airbus y en los siguientes 20 años necesitará 600 aviones nuevos, lo que implicará más de US$60.000 millones, aseguró su presidente para América y el Caribe, Rafael Alonso.

“Somos optimistas de lo que ocurre en la región y México. Las previsiones que hemos realizado históricamente no han variado dramáticamente en los últimos años. Hemos visto que las aerolíneas que son nuestros clientes cuentan con planes razonables de crecimiento”, comentó.

En entrevista, el directivo dijo que en los siguientes ocho años entregarán 158 nuevos aviones a Volaris, VivaAerobus e Interjet, que les permitirán, si así lo desean, iniciar vuelos internacionales porque los equipos pueden volar hasta siete horas en una ruta.

El primero en recibir los nuevos equipos será VivaAerobus “en las siguientes semanas”, dijo Rafael Alonso, aunque no precisó el plan de entrega que tienen con ninguno de sus compradores.

Durante su segunda visita a México en el año, el representante del fabricante francés refirió que en la región que tiene a su cargo vuelan ahora 570 de sus equipos con 27 aerolíneas y únicamente les falta estar presentes en Bolivia.

Desde su perspectiva, las compras que han anunciado las líneas aéreas mexicanas ayudarán a hacer cada vez más joven la flota en el país, que hoy ronda los 10.5 años, lo que resulta en “importantes” ahorros en combustible y mantenimiento.

“Cerca de 51% de los aviones que vuelan en la región fueron fabricados por nosotros y la cifra es similar en México (con 101 equipos), incluidas las cuatro aeronaves que tiene la carguera 
Aerounión”, agregó.

Hace 10 años, la presencia rondaba 30 aviones, algunos de ellos de la extinta Mexicana de Aviación, que fue la segunda empresa en América Latina en comprar los modelos A320.

Desde su perspectiva, las compras que han anunciado las líneas aéreas mexicanas ayudarán a hacer cada vez más joven la flota en el país, que hoy ronda los 10.5 años, lo que resulta en “importantes” ahorros en combustible y mantenimiento.

Durante la presentación de sus expectativas, el directivo explicó que el comportamiento positivo que ha tenido la industria turística ha sido “uno de los principales detonadores” de sus ventas y abre la posibilidad de que las aerolíneas encuentren oportunidades para llegar a nuevos destinos, nacionales e internacionales.

“Se está viviendo aquí un interesante momento de transición de equipos del cual se verán beneficiados los pasajeros. Las líneas aéreas están atentas a lo que ocurre y puedo pensar que en unos siete años habrá nuevos anuncios de compras”, agregó Rafael Alonso.