La Paz. Al menos 97 empresas de ocho rubros en Bolivia explotan agua sin tener autorización del ente regulador ni el control del concesionario u operador del servicio del área, según identificó la Autoridad de Agua Potable y Saneamiento (AAPS) del país.

Según esa entidad reguladora hay “un aproximado de 25 ingenios mineros, cinco ingenios azucareros, cuatro industrias aceiteras en el oriente, cinco industrias cementeras, 20 empresas productoras de agua embotellada y bebidas gaseosas, ocho industrias de bebidas y maltas, 18 mataderos y empalados cárnicos, 12 industrias de lácteos y otras que en diferentes áreas concesionadas de Bolivia hacen un uso indiscriminado del recurso de agua, a través de diversos sistemas de autoabastecimiento propios”.

El detalle está mencionado en la Resolución Administrativa Regulatoria Nº 152/2010, que ordena a las industrias que se autoabastecen de agua a regularizar su situación para que comiencen a pagar por ese líquido elemento.

El gerente general de la Empresa Pública de Aguas y Saneamiento (Epsas) de La Paz y El Alto, Víctor Rico, explicó que “es necesario (hacer esa regulación) porque debemos tener mecanismos de control y seguimiento para ver cómo están siendo explotados los acuíferos, principalmente los subterráneos que tienen cierto nivel de delicadeza en su manejo”. 

Advirtió que si hay un uso indiscriminado y descontrolado de los recursos hídricos “podemos llegar a situaciones muy delicadas en cuestión de las reservas de agua subterránea”.

La autoridad explicó que el control del uso de agua que se quiere asumir desde el Estado debe servir para hacer un proceso de monitoreo y manejo adecuado de la información para generar programas de sostenibilidad del recurso hídrico.

El plan de regulación del agua será ejecutado por las entidades que suministran agua potable.