El caso abierto por un blog fotográfico dejó en evidencia una situación que debería estar al tanto de todos, pero que pocos advierten. Cada vez que un usuario publica fotografías o textos en la red de microblogging Twitter está cediendo también los derechos de exclusividad, según informó este miércoles ABC.

Los responsables del blog PhotoFocus se pusieron en contacto con un equipo de abogados luego que una de sus obras promocionada en la red social apareciera en otros lugares y sin pagar por los derechos de exclusividad.

De acuerdo a lo informado por ABC, tras analizar los hechos y las cláusulas los asesores de los fotógrafos concluyeron que “si bien lo publicado en Twitter sigue siendo del que lo publica y es éste el responsable del contenidos, Twitter puede hacer casi cualquier cosa con las fotografías publicadas”.

Esta situación está advertida en el apartado “Derechos del usuario” de la red, donde se advierte que “el usuario se reserva los derechos de cualquier contenido enviado, publicado o presentado a través de los servicios”. Sin embargo, agrega que “al enviar, publicar o presentar cualquier contenido a través de estos servicios, el usuario otorga a Twitter licencia mundial, no exclusiva, libre de regalías (con derecho a la concesión de la licencia a terceros) para utilizar, copiar, reproducir, procesar, adaptar, modificar, publicar, transmitir, mostrar y distribuir dicho contenido por cualquier medio de comunicación o método de distribución (actual o desarrollado en un futuro)”.

Añade que “el usuario acepta que este permiso otorga el derecho a Twitter de poner a la disposición de otras compañías, organizaciones o individuos asociados con Twitter el contenido para la sindicación, difusión, distribución o publicación de dicho contenido en otros medios y servicios, según nuestras condiciones generales para utilizarlo”.

Y concluye que “Twitter, otras compañías, organizaciones o personas asociadas con Twitter podrán llevar a cabo tales usos adicionales sin compensar de ninguna manera al usuario que ha enviado, publicado, transmitido o puesto a disposición contenido a través de los servicios”.

Lamentablemente la realidad demuestra que los usuarios no suelen leer con atención las cláusulas que aceptan antes de hacer click en las exigencias de las redes sociales para convertirse en usuario.

Sin embargo, en los últimos meses se ha iniciado una fuerte ofensiva en distintas partes del mundo contra redes sociales y sitios tan populares como Facebook o Google por el uso que han hecho de cláusulas, por ejemplo, de la privacidad de las personas, por lo que varios expertos avizoran que pronto comenzará una presión masiva por el respeto de la privacidad y propiedad en este tipo de medios.