En Antofagasta, capital provincial de la segunda región de Chile, se  concretó un hecho considerable para la ansiada generación de una cadena de valor para el “oro blanco” chileno, el litio, mineral no metálico que lo encumbra como líder mundial.

La Negra II es el nombre de esta esperada planta, propiedad de la  norteamericana Albemarle, emplazamiento tecnológico que se proyecta como las más moderna de Latinoamérica para la producción de carbonato de litio grado batería, material con alto valor agregado que hoy se posiciona como elemento esencial para el mercado mundial de almacenamiento de energía y el desarrollo de baterías para la pujante industria de vehículos eléctricos.

La construcción de la Planta La Negra II demoró tres años y en ella trabajaron cerca de 850 personas, entre técnicos especialistas y profesionales locales y el extranjero. Su operación contará con un equipo de 24 personas estables, además de otras diez encargadas de su mantención.

En el marco del plan de expansión de la compañía y el reciente acuerdo firmado con la Corporación de Fomento para la Producción (Corfo), la empresa contempla la construcción de una tercera planta que podría estar operativa en el año 2020, la cual hoy se encuentra actualmente en proceso de evaluación ambiental.

Consultada por AmericaEconomía, la compañía accedió a responder nuestras consultas como medio que sigue desde corta distancia el desarrollo del litio en el llamado “triángulo del oro blanco”, formado por Argentina, Chile y Bolivia.

-¿Qué significa que la producción sea de carbonato de litio grado batería?

-Se trata de un producto avanzado de alta calidad, específico para las exigencias técnicas de los fabricantes de baterías de litio.

El desarrollo del mercado de la electromovilidad y baterías para dispositivos móviles exige contar con productos de mayor calidad que acompañen su rápido desarrollo tecnológico. Uno de los principales insumos de este mercado es el litio y es por eso que la empresa trabaja permanentemente en la investigación de nuevos procesos para alcanzar estos exigentes estándares.

-¿Cuáles son las mejoras tecnológicas de esta nueva planta?

-Con una inversión de US$450 millones, la nueva planta, única en su tipo en Chile, permitirá aumentar la producción de carbonato de litio grado batería de 24 mil a 44 mil toneladas anuales.

El proyecto completo consiste en ampliar las instalaciones existentes en todas las etapas del proceso de producción, lo que incluye realizar mejoras tecnológicas para incrementar la eficiencia del uso energético y del procesamiento de la salmuera concentrada proveniente de Planta Salar.  Es decir, con la misma cuota autorizada de salmuera, gracias a una serie de avances tecnológicos, es posible aumentar la producción de carbonato de litio y de la más alta calidad.

Tercera planta

-¿A cuánto asciende la inversión de Albemarle en Chile?

-En Albemarle Corporation tenemos un compromiso claro con el país y con el desarrollo de la nueva minería del litio. Somos socios estratégicos del Estado en el desarrollo de la industria del este mineral, para lo cual tenemos contemplado un plan de inversión adicional a lo ya invertido en la planta reciente inaugurada, de hasta US$600 millones, con el fin de construir las instalaciones necesarias para la elaboración de productos de alto valor agregado.

-¿Tienen previsto algún tipo de plan de expansión en la construcción de más plantas?

-En el marco del plan de expansión de la compañía y el reciente acuerdo firmado con la Corporación de Fomento para la Producción (Corfo), la empresa contempla la construcción de una tercera planta que podría estar operativa en el año 2020. La iniciativa, que se encuentra actualmente en proceso de evaluación ambiental, permitirá aumentar la producción de carbonato de litio grado batería a 82 mil toneladas anuales.