Alemania debería cerrar sus plantas de energía nuclear más rápido de lo planeado, dijo este lunes el ministro de Medio Ambiente Norbert Roentgen, luego de que la coalición gobernante de demócratas-cristianos (CDU) sufriera una derrota electoral en elecciones regionales.

Estrecho aliado de la canciller Angela Merkel, Roettgen dijo que la pérdida el domingo del bastión conservador Baden-Wuerttemberg - en una votación donde el desastre nuclear de Japón jugó un gran papel - mostró que el público quería una salida más rápida de la energía atómica.

"Ahora tenemos que mostrar que podemos alejarnos de la energía nuclear más rápido y que el cambio a energía renovable es posible", dijo Roettgen a periodistas antes de una reunión de líderes del partido CDU para analizar la derrota del domingo.

El gobierno federal de centro-derecha de Merkel abolió una ley del 2000 para cerrar la energía nuclear en el 2022 redactada por el ex Gobierno de centroizquierda de los social-demócratas y Verdes, aunque las encuestas mostraban que la mayoría se oponía a desecharla.

El gobierno de Merkel aprobó una legislación para extender la vida útil de las 17 plantas nucleares en un promedio de 12 años luego de 2022.

Pero después del desastre nuclear japonés, Merkel retrocedió y declaró una moratoria de tres meses sobre las extensiones.

La canciller también cerró temporalmente siete plantas nucleares construidas antes de 1980. Eso molestó al ala de negocios de su partido y no logró impresionar a los votantes de Baden-Wuerttemberg, algunos de los cuales lo vieron como una maniobra electoral.

Roettgen dijo que el 80 por ciento del público favorecía cerrar la energía nuclear, que representa cerca del 23 por ciento de la energía de Alemania, y reemplazarla dentro de una década aproximadamente con fuentes renovables, que ahora abarcan el 17 por ciento de su electricidad.

El Partido Verde fue el ganador de las elecciones de Baden-Wuerttemberg, el estado más rico de Alemania que fue gobernado por la CDU durante casi seis décadas.

Los Verdes, una vez un pequeño partido, ahora liderarán el Gobierno en uno de los 16 estados federales de Alemania por primera vez, en coalición con los social demócratas (SPD) de centro izquierda.