Buenos Aires. Alemania se convirtió en el principal destino del biodiésel de Argentina, el mayor exportador mundial del biocombustible, luego de que España vedara las compras del producto al país sudamericano a fines de abril.

La nación austral actualmente sigue enviando biodiésel a España -hasta este año su principal comprador- por los contratos firmados antes de la prohibición. Pero, cuando se terminen de entregar los embarques pendientes, el país ibérico se abastecerá exclusivamente de sus socios europeos.

Los mayores envíos argentinos a Alemania le permitirán al país europeo y a otros miembros del bloque abastecer al mercado español sin afectar sus inventarios, dijeron expertos consultados por Reuters.

"Hoy Alemania es el principal destino del biodiésel argentino", señaló un analista de biocombustibles en Buenos Aires, Gustavo Idígoras, que fue agregado agrícola del país sudamericano en Bruselas.

Los principales jugadores en la industria argentina de biodiésel obtuvieron recientemente la certificación de sustentabilidad ambiental que exigen países como Alemania, Francia y Países Bajos para comprar la mercadería, agregó. España no exigía esa certificación.

En los primeros seis meses del 2012, las exportaciones argentinas de biodiésel a la Unión Europea (UE) crecieron un 32% interanual a 840.000 toneladas, según la consultora Oil World, con sede en Hamburgo.

De este modo, la UE sigue siendo por lejos el principal mercado de Argentina, que en el primer semestre exportó casi 900.000 toneladas de biodiésel elaborado a base de soja, el principal cultivo del país, por unos US$1.026 millones, según cifras del sector.

Del total de ventas argentinas entre enero y junio, más del 20% tuvo por destino la terminal holandesa de Rotterdam, puerta de entrada de los embarques destinados a Alemania. En el mismo período del 2011, sólo un 12% de las exportaciones fueron a ese puerto, de acuerdo con datos oficiales.

Si bien España es aún el principal destino del biodiésel argentino, con el 58% de los embarques en la primera mitad del año, la situación cambiará a medida que se entregue la mercadería negociada antes de la restricción ibérica.

"Se estima que en los próximos meses, los embarques a España van a disminuir hasta hacerse casi insignificantes", dijo la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) en un comunicado.

La nación austral exportó un total de 1,7 millones de toneladas de biodiésel en el 2011 por US$2.088 millones de dólares, según datos privados. El 53% fue a España.

Con destino a España. Las empresas de Argentina esperan que el gobierno suba este año al 10% -desde el 7% actual- la proporción de biodiésel usada en la mezcla con diésel, para poder dirigir parte de su creciente producción de biocombustible al mercado doméstico.

Pero también buscan nuevos destinos internacionales tras la prohibición de España. Madrid reaccionó así ante la decisión de Argentina de expropiar la mayoría del capital accionario de la petrolera YPF, hasta entonces en manos de la española Repsol.

"Siempre se buscan nuevos mercados aunque no es sencillo (...) Los precios no están tan firmes como antes debido a la situación económica europea", dijo Alfredo Langesfeld, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (Cader), que representa a actores de menor escala en el sector.

Varios especialistas consideran que diversos países europeos, y no sólo Alemania, aumentarán las compras de biodiésel argentino. Luego abastecerán a España con su propia producción.

"Es razonable que Alemania destine parte de su producción a España. Los otros países (de la UE) pueden cubrir sus necesidades de corte obligatorio con un biodiésel importado. Uno tiene que suponer que hay un desvío de comercio", destacó Idígoras.

España necesita cerca de 1,8 millones de toneladas de biodiésel para cumplir con el corte del combustible en el 2012, de acuerdo con la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) de ese país.

Según Idígoras, España ya recibió más solicitudes de abastecimiento de las que requirió, "la mayoría de países europeos como Alemania, Italia y Francia".

"Los españoles comprarán su biodiésel más caro, en definitiva de Alemania, y nosotros vamos a vender nuestro biodiésel más barato a Alemania", dijo una fuente argentina del sector exportador de biocombustibles que pidió anonimato.

El precio del biodiésel exportado por Argentina cayó un 5% desde mayo hasta mediados de este mes, a poco más de US$1.100 la tonelada, según datos oficiales.