El plan nacional para el cultivo del algodón en la próxima campaña agrícola apunta a unas 50.000 hectáreas, con una creciente mecanización, según dijo ayer el empresario Mauricio Stadecker en el marco de la presentación de la cosechadora textil “made in Paraguay”, que se comercializa por el 25% del precio de una importada, como un implemento agrícola más.

Con el desarrollo de una cosechadora de algodón, fabricada en Santa Rita, Alto Paraná, unos 40 pequeños productores proyectan sembrar un promedio de 50 hectáreas del textil, cada uno, totalizando unas 2.000 hectáreas, informó el empresario Mauricio Stadecker.

Agregó que en la pasada campaña fueron 10 fincas las que experimentaron con el algodón mecanizado, con excelentes rendimientos, que van de tres toneladas por hectáreas hasta un pico de seis toneladas por hectárea. Recordemos que la media nacional del algodón es de una tonelada por hectárea.

Aclaró Stadecker que la ambiciosa proyección de mecanización del algodón no afecta el plan gubernamental del textil, que apunta a los productores campesinos, porque en el primer caso se busca que colonos menonitas diversifiquen sus parcelas sojeras con la producción de la fibra.

Informó que el plan de mecanización del algodón se enfoca en los departamentos de San Pedro, Concepción, Canindeyú y Chaco Central, donde los promedios de rendimiento de la soja son inferiores a 2,5 toneladas por hectárea.

Destacó , asimismo, que el algodón tiene un gran potencial de expansión en las áreas sojeras, especialmente donde los rendimientos medios son bajos, porque la fibra es más tolerante a la falta de agua y al exceso de calor.

La cosechadora de algodón que fue presentada ayer por Stadecker es una adaptación paraguaya de tecnologías existentes en Argentina y Brasil y fue desarrollada en forma asociada por la firma Arasy y la metalúrgica Dalazem.

A nivel de productores campesinos, el manejo adecuado de las distancias de siembra del algodón sigue siendo “un desafío”, porque se empecinan en aplicar una baja densidad 30.000 plantas por hectárea, mientras que las nuevas tecnologías recomiendan 60.000 plantas por hectáreas, usando surcos estrechos, enfatizó.