Bruselas. El alimento para animales contaminado con una dioxina altamente tóxica en Alemania fue exportado a Dinamarca como alimento de gallinas, dijo este lunes un portavoz de la Comisión Europea.

"Hemos confirmado la exportación de los alimentos afectados desde Alemania para la cría de gallinas en Dinamarca", dijo el portavoz de salud y consumidor de la Unión Europea Frederic Vincent. Las gallinas de cría ponen huevos y no están destinadas al consumo.

La confirmación de que el alimento contaminado de Alemania fue exportado a otro país del bloque marca el último capítulo de una amenaza que se ha profundizado cada vez más desde su confirmación la semana pasada.

El funcionario negó que el Estado miembro de la UE Eslovaquia hubiera prohibido la importación y venta de huevos, aves de corral y cerdo de Alemania tras el descubrimiento de la contaminación, que ha cerrado las operaciones en 4.700 granjas alemanas.

"Eslovaquia no ha vetado las importaciones de nada desde Alemania", dijo Vincent.

Sin embargo, confirmó una prohibición impuesta por Corea del Sur, el cuarto mayor importador de cerdo del planeta, a las carnes alemanas. Vincent calificó la medida como "desproporcionada".

Funcionarios de la UE sostendrán conversaciones con sus pares en Rusia el lunes, luego de que el organismo de supervisión agrícola de Moscú endureciera los controles de la importación de cerdo y aves de corral desde Alemania tras el incidente.

El origen de la contaminación fue rastreado a un distribuidor de aceites para la producción de alimento para animales en el estado alemán de Schleswig-Holstein, en el norte del país.

Fiscales alemanes investigan la posibilidad de que esa compañía, Harles und Jentzsch, distribuyeron ácidos grasos destinados al uso industrial de procesadores de alimentos animales.

La semana pasada, la Comisión confirmó que huevos de granjas donde se utilizó la comida contaminada fueron exportados a Holanda, y algunos fueron procesados y exportados a Gran Bretaña para consumo humano.

Las dioxinas son toxinas formadas mediante la quema de desechos y con otros procesos industriales, que se ha demostrado que contribuyen a aumentar las tasas de cáncer y afectan a las mujeres embarazadas.