Lima. Los pequeños y medianos productores textiles de Perú buscan acceder al mercado Chino con prendas exclusivas elaboradas con lana de alpaca y vicuña, productos tradicionales de origen prehispánico reconocidos en el mundo.

Una de estas productoras, Mili Yunguri Arias, representante de Allin Ruwag, que en idioma ancestral quechua significa "bien hecho" expresó la importancia de acceder al mercado del gigante asiático en el marco del proceso de apertura comercial que Perú impulsa en los últimos años.

Esa apertura comercial se caracteriza con la suscripción de tratados de libre comercio (TLC).

Las aspiraciones de esta mujer andina se sustentan en el vertiginoso incremento del comercio bilateral que en los últimos tres años han registrado Perú y China, desde que entró en vigencia el TLC entre ambas partes en el 2010.

"En la producción de prendas con lana de alpaca y vicuña hay un potencial de exportación hacia China y otros países de Europa como España, al que podría contribuir la apertura comercial", expresó.

Yunguri solamente es una de miles de pequeñas productoras artesanales de las zonas alto andinas de Perú que trabajan en este sector, donde combinan las técnicas ancestrales de los incas con procesos modernos de confección para producir prendas únicas en su género.

El incremento de las exportaciones hacia China -que el año pasado ascendieron a US$7.712 millones- ha despertado las esperanzas de los productores peruanos.

"Actualmente, nuestras exportaciones artesanales están dirigidas hacia España, sobre todo las prendas elaboradas con lana de alpaca, cuya fibra es térmica y se acomoda a regiones frías, pero nuestra mira a futuro es China", subrayó.

2566

Otro productor, Macedonio Palomino Torres, de Wari Urpi, procedente de la región surandina de Ayacucho, refleja la riqueza cultural ancestral que aún guarda los secretos de tejidos y teñido prehispánicos.

"Usamos químicos orgánicos, que son extraídos de plantas, flores y raíces, todas elaboradas con técnicas milenarias que heredamos de nuestros antepasados, y se han transmitido de padres a hijos por varias generaciones", destacó Palomino Torres.

El empresario constituyó una especie de taller comunal, donde trabajan las mujeres de una comunidad campesina de forma colectiva en la elaboración de mantas, abrigos, faldas, blusas, bolsos y alfombras con motivos andinos.

"El valor de estas prendas es que son elaboradas a mano, cien por ciento, y cada detalle, las figuras y paisajes son bordados por las mujeres de nuestra comunidad", explicó.

El representante de Wari Urpi agregó que en las zonas empobrecidas de Ayacucho, donde las comunidades han creado pequeñas empresas familiares, esta actividad artesanal es el único medio para sustentar a sus familias.

"Así nos ganamos la vida en estas zonas alto andinas desde tiempos ancestrales, ahora en los últimos años estamos buscando acceso al mercado exterior", indicó Palomino.

Las expectativas que han despertado la apertura comercial con China, también se refleja en los productores bisutería -elaborada por orfebres peruanos- usando técnicas tradicionales.

Maggi Vidaurre, del taller BD Silver, una diseñadora que ha fusionado las técnicas ancestrales incas con técnicas modernas, también manifestó su anhelo de acceder a los consumidores chinos, aprovechando las oportunidades del TLC.

"Nuestros productos son elaborados con plata peruana, con fibra de alpaca y algodón, que es una fusión muy original valorada por los consumidores del exterior, por lo que ahora buscamos mercados nuevos como el chino", expresó.

La productora de estos artículos de platería peruana detalló que sus trabajos han rebasado las tradicionales joyerías artesanales y elaboran ornamentos para casas, tanto utilitarios como decorativos.

"China es un mercado importante, de gran consumo y, a pesar que ellos tienen manufactura en este rubro, pero lo que se hace en Perú es diferente por las técnicas originales y materiales andinos", subrayó.

Estos pequeños productores, al igual que las grandes empresas peruanas, también se han entusiasmado con la apertura comercial con el gigante asiático, y tienen una carta de presentación que se basa en productos elaborados con técnicas de tradiciones incas.

La reciente visita oficial que el presidente peruano Ollanta Humala llevó a cabo a China en esta semana también contribuyóa fortalecer los vínculos comerciales entre estos dos países.

Esta visita, además sirvió para reforzar las relaciones de alto nivel que mantienen Perú y China como socios estratégicos, un estatus que en el futuro próximo contribuirá a consolidar aún más las relaciones bilaterales.

Actualmente, las exportaciones peruanas hacia el mercado chino están constituidas por materias primas como minerales, harina de pescado, productos agrícolas, madera, desechos de aluminio, entre otros bienes de consumo.

La Cámara de Comercio Peruano-China considera que durante este año, las exportaciones peruanas, que oscilan en los US$7.000 millones podrían aumentar un 25% gracias al impulso que le ofrece el gobierno peruano.