Debido a una demanda estable y una oferta razonable, los alquileres en Uruguay no tienen motivo para bajar sus precios en este 2014 y proseguirán su rumbo ascendente, aunque no tanto como en los meses pasados, según operadores del sector. Las viviendas de interés social, que se encuentran en pleno desarrollo, deberían incidir a la baja cuando ingresen al mercado a mediados de 2015.

“Desde hace un tiempo venimos proyectando una continuidad de las alzas (de los precios de alquiler) cada vez menores en términos de subas por encima de la inflación, hasta el primer semestre del año que viene”, comentó Julio Villamide, director de la revista Propiedades. Según el experto inmobiliario, cada mes el porcentaje de suba respecto a la inflación es un poquito menor. “Hace un año y medio era el doble de la inflación. Ahora sube entre 2% y 3% por encima de la inflación. Es un proceso que se extenderá hasta los primeros meses del año que viene”, aseveró.

La demanda ha crecido en los últimos años, favorecida por la mejora en los ingresos de la población que incluyó a parte de la población al mercado de alquileres, y a que miles de uruguayos comenzaron a retornar desde el exterior. Así, y pese al incremento de la oferta, los alquileres han subido por encima de todos los precios de la economía: más que el costo de la construcción, del ingreso de los hogares, del valor de las viviendas y por encima del Índice de Precio al Consumo (IPC), de acuerdo a Villamide.

El experto inmobiliario también dijo que hay “cada vez más gente que invierte en ladrillos”, lo que ha mitigado hasta la suba, la que hubiera sido bastante mayor de no haber sucedido esto.

En efecto, la oferta ha aumentado y de acuerdo a la revista Propiedades, en 2004 el tamaño de mercado de alquileres aumentó por primera vez en 100 años, y desde entonces no ha frenado su expansión. Hoy los alquileres representan en Uruguay el 20% del mercado inmobiliario; según Villamide, debería alcanzar el 30% de la torta.

La baja del monto de los alquileres se dará, de acuerdo a Villamide, cuando ingresen al mercado las viviendas de interés social, que impactarán por dos vías: por el lado de los inquilinos actuales o de quienes podrían ser demandantes en mercado de alquileres, que van a tener la oportunidad de ser propietario de una de esas viviendas; y por la parte que los inversores vuelquen esos inmuebles sociales para alquilar. Por ende, al caer la demanda y al crecer la oferta, necesariamente deberían descender los precios de renta.

Diego Braglia, de la inmobiliaria Braglia, coincide. “Si vuelcan más de 4.000 propiedades (en el mercado inmobiliario) los precios de los alquileres deberían tender a bajar”, indicó, aunque matizó su apreciación al decir que esas viviendas atenderán a un sector medio, medio-alto, y no a personas de bajos recursos.

Dejando de lado el este, y sobre Punta del Este, donde la temporada turística “fue un desastre”, el costo los alquileres ha llegado “a un techo”, dijo Braglia. “La demanda ha sido bastante sostenida en enero y febrero en Montevideo. No podemos seguir aumentando”, admitió el empresario.

Por su lado, Alfredo Parietti, de Parietti Negocios Inmobiliarios, también nota un mercado de alquileres estable, en el que no se prevén bajas “ni observamos una tendencia ascendente”, como venía sucediendo hace un año. “Hay una demanda normal, razonable a la oferta que hay”, explicó.

Demanda creciente

Desde la Cámara Inmobiliaria Uruguaya ( CIU) son coincidentes en que la demanda por alquileres marcha a buen ritmo por lo que en el corto plazo, “no habrán bajas” en el costo de la mensualidad de la renta. Es una tendencia que, aseveró Gabriel Conde, presidente de la CIU, proseguirá el año próximo y que no será mitigada del todo por el ingreso de las viviendas de interés social al mercado inmobiliario.

Para el empresario es “muy apresurado” hacer un diagnóstico sobre que las viviendas sociales impacten en una rebaja de los costos de alquileres. “Esos inmuebles van a ir entrando de a poco y a su vez la demanda de alquileres va creciendo año a año, con los jóvenes que buscan casa propia y más la gente que viene del exterior. El demandante va a seguir creciendo”, explicó.

Por lo pronto, “este año no habrá baja de alquileres”, dijo. “Capaz que no tanto sube porque el mercado está más estabilizado en términos generales; ya dejaron de subir los inmuebles. De última, todo va a depender de la inflación”.