El inicio de semana se vio marcado con numerosas interrupciones del servicio eléctrico, que también afectó la provisión normal de agua potable.

Las temperaturas que orillaron los 40 grados centígrados y la alta demanda energética afectaron  las líneas de distribución y equipos de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), como transformadores.

En algunos casos los cortes duraron 20 minutos y en otros, más de diez horas. Los afectados fueron los usuarios de algunos barrios de la capital como Sajonia y barrio Obrero y otros tantos de Lambaré, Villa Elisa, Fernando de la Mora, Loma Pytã, Mariano R. Alonso y San Lorenzo.    

Las averías se produjeron por elevadas cargas (demanda de energía) y  las altas temperaturas que ocasionaron múltiples operaciones de los sistemas de protección (fusibles), explicaron en la ANDE.

En el caso de los vecinos de la  Avda. Félix Bogado entre 9ª y 10ª (B° Obrero) el servicio se interrumpió a la 1 de la mañana de este martes y recién se  repuso cerca del mediodía cuando los técnicos instalaron un nuevo transformador.

De acuerdo a datos del ente, un total de 15 transformadores instalaron en las citadas ciudades para evitar los cortes.

Principio de incendio. El martes pasado en horas de la tarde, se registró averías en los fusibles de la estatal de electricidad ubicados debajo de la Caja de Bancarios (Humaitá e/ Chile).    

Los funcionarios llamaron a los técnicos de la estatal para solucionarlo, pero llegaron casi dos horas después de que los bomberos voluntarios hayan aparecido en la escena.   

“Los de la ANDE son los que deben encargarse, es su jurisdicción, pero no nos hacen caso”, señaló uno de los funcionarios de la empresa.

Luego de la larga espera los técnicos de ANDE arreglaron el inconveniente anunciando que el problema se produjo porque se quemó el seccionador fusible.