Caracas. Las últimas cifras entregadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) revelan que hubo una contracción del gasto público en 2010. A pesar de ejecutarse un monto relativamente mayor en bolívares (nominal), si se le descuenta la inflación, se registra una caída en términos reales de 3,5%, en comparación con 2009.

Durante el año pasado, se observó un mayor ingreso vía recaudación petrolera, lo que sumado a la devaluación decretada el 8 de enero de 2010 hacía suponer una mayor erogación de recursos por parte del gobierno. Sin embargo, analistas consideran que el déficit fiscal sigue siendo tan alto que el ingreso percibido no fue suficiente para cuadrar las cuentas gubernamentales.

El informe del BCV entregado a la Asamblea Nacional sobre los resultados económicos de 2010 señala que "los ingresos del gobierno central mostraron un incremento en términos nominales con respecto a 2009 de 30,3%, (1% en términos reales). Por su parte, el gasto público registró una variación nominal de 24,5% (y una caída en términos reales equivalente a 3,5%)".

El gobierno, al igual que la familia venezolana, sufre los estragos de un alto índice inflacionario en el mercado interno, que en 2010 cerró nuevamente a una tasa de dos dígitos (27,5%). Por esto, aunque ejecute un mayor monto en bolívares, estos mismos bolívares valen menos que hace un año debido a la inflación.

El documento destaca que los egresos del Estado en 2009 representaron 26,8% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que en 2010, 23,3%; lo que de acuerdo con el tamaño de la economía, se traduce en una menor erogación de recursos invertidos en distintas áreas del país.

El propio ente emisor admite que la recuperación de la actividad económica, a finales del año pasado, obedeció en gran medida a un mayor incremento de la oferta de divisas y a una mayor ejecución de dinero público entre octubre y diciembre.

"La economía empezó a mostrar señales de recuperación en respuesta a las políticas aplicadas para atenuar los efectos de la crisis eléctrica, en particular el aumento del gasto público y el mayor dinamismo de la oferta de divisas. En efecto, ya para el cuarto trimestre de 2010 se registró una tasa positiva de crecimiento de 0,6%; la cual contrasta con el promedio de los tres primeros trimestres de -2,1%".