Ciudad de México. A la espera que se conozca formalmente el nombre del grupo de inversionistas que desarrollarán el plan de reestructuración de Mexicana de Aviación, hoy se supo que Altus Prot se une Avanza Capital e Ivan Barona entre los interesados a participar en la revitalización de la empresa.

El lunes 30 está previsto que el Sindicato Nacional de Trabajadores de Transportes Transformación Aviación Servicios y Similares (SNTTTASS) realice un mitin en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Gerardo Badín, conciliador y administrador de la aerolínea, indicó mediante un comunicado que se amplía unos días (sin precisar cuántos) el plazo de integración de expedientes “para darle oportunidad a TG Group de que complete su documentación en forma seria, ya que este grupo ha manifestado en diversos foros su interés por seguir participando en el proceso”.

En conversación con el diario El Universal, Fernando Perfecto y Miguel Yúdico, líderes de sindicales de pilotos y de trabajadores de tierra, respectivamente, reconocieron que la inclusión de un nuevo grupo, en este caso Altus Prot, fue sorpresiva.

Badín agregó que después de reunirse con funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y del Trabajo y Previsión Social (STPS), acordó que hay suficiente información y documentación de Avanza Capital, Ivan Barona y de Altus Prot, y que los proyectos de reestructura de los tres pasan a la siguiente etapa para ser evaluados y analizados exhaustivamente.

El 28 de abril pasado, Badín compareció ante la Comisión de Transporte de la cámara de diputados donde reveló que Ivan Barona había presentado una carta de garantía de un banco canadiense, por 200 millones de euros (US$286 millones).

Avanza Capital, por el mismo estilo, había exhibido una carta de crédito por US$3 mil millones encaminados a tres proyectos: la construcción de un aeropuerto de carga, el rescate de Mexicana de Aviación y a concretar un negocio de minería

La falta de vuelos de Méxicana ha tenido una fuerte efecto en la industria turística. El director del Fideicomiso de la Riviera Maya, Darío Flota, relató que tras la salida de Mexicana se perdieron 11 vuelos directos de México a Cancún diarios y casi se duplicaban a 22 vuelos en temporada alta por semana en la misma ruta.
Con ello, dijo el centro vacacional, pierde en reservas, porque el 30% de asientos del Distrito Federal a Cancún no se han recuperado.