Centroamérica ha comenzado a experimentar una escala en los precios de los combustibles que afecta también al rubro de la energía eléctrica que en buena parte de la región funciona gracias al petróleo.

Este martes, el precio del barril del crudo en la Bolsa de Valores de Nueva York se redujo US$0.42 centavos, cerrando en $105.02. Un precio récord en los últimos días comparable a los que se registraron en el 2008.

En el istmo, Nicaragua es el país que cuenta con los precios más altos de los hidrocarburos pese a tener acuerdos petroleros con Venezuela, país que cuenta con inversiones en este rubro junto al Gobierno de Daniel Ortega.

En Nicaragua el galón de diesel (3.785 litros) cuesta US$4.28, mientras que en Honduras se cotiza en US$3.93.

Al igual que con el diesel, en la gasolina súper, Nicaragua exhibe los precios más altos. Según el monitoreo del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), el galón de ese combustible cuesta $4.68 dólares. El Salvador, por su parte, tiene el precio más barato en el istmo para este hidrocarburo, $4.27 en promedio, según el Ministerio de Economía (MINEC) de ese país.

Incremento de tarifas de electricidad. Nicaragua ha logrado mantener los precios de la energía eléctrica gracias a un subsidio gubernamental de US$3 millones, que se mantendrá hasta el mes de junio, por lo que para el segundo semestre cierne la duda de si continuará esa ayuda o se dispararán los precios de la energía, tal como ha sucedido con los combustibles. 

Mientras eso pasa en Nicaragua, su vecino El Salvador se prepara para aplicar, probablemente a partir del 12 de abril, un alza en el costo de la energía que podría oscilar entre 16% y 20%, según informó el diario local, La Prensa Gráfica. En Honduras, por otro lado, se analiza la posibilidad de, igualmente, aplicar un incremento de la tarifa eléctrica.

Finalmente, en Guatemala, para hacer frente a la escalada de los precios de los combustibles, el Gobierno fijó el horario laboral de los servidores públicos de 7:30 a 15:30.