Sao Paulo. Las ganancias en el tercer trimestre del estatal Banco do Brasil SA cayeron a su nivel más bajo en casi dos años ante un aumento de las provisiones para insolvencias, que moderó aún más el panorama para el prestamista más grande del país en términos de activos.

El prestamista con sede en Brasilia ganó 2.881 millones de reales (US$766 millones) en beneficio neto recurrente, el indicador de la utilidad que excluye ítems extraordinarios, su nivel más bajo desde el primer trimestre de 2014.

La ganancia estuvo por debajo de la estimación promedio de 3.017 millones de reales (US$803,4 millones) que mostró un sondeo de Reuters entre siete analistas.

Si bien el crecimiento de los intereses y los ingresos por comisiones han mejorado, Banco do Brasil tuvo que aumentar sus provisiones debido a que las insolvencias de créditos morosos durante 90 días o más subieron al 2,2% de los préstamos pendientes de pago, un máximo de tres años.

La gerencia del banco redujo sus perspectivas de rentabilidad financiera (ROE) a un rango entre 13 y 16% este año, desde el rango previo de 14 a 17%.

Como resultado, la ganancia recurrente sobre activos se redujo a 13,3%, su nivel más bajo desde al menos 2009 y por debajo del 15,2% esperado por los analistas.

La gerencia del banco redujo sus perspectivas de rentabilidad financiera (ROE) a un rango entre 13 y 16% este año, desde el rango previo de 14 a 17%.

Los ejecutivos del banco discutirán los resultados del tercer trimestre en un evento en Sao Paulo que se realizará más tarde el jueves.

Sobre una base trimestral y anual, el beneficio recurrente cayó 5,2 por ciento y 0,2%, respectivamente. La cartera crediticia de Banco do Brasil, la más grande del país, subió un 2,1% a cerca de 723.566 millones de reales(US$192.670 millones).