Sala de Inversión. La tendencia alcista del crudo brent, según expertos ha sido provocada por la misma comunidad especulativa, que ha acumulado una posición larga neta, que no había sido notoria hasta ahora.

De hecho, la posición actual se aproxima a niveles que tanto en 2011 como en 2012 demostraron ser insostenibles y llevaron a correcciones mayores.

Por otro lado, frente a un complejo panorama en el sur de Europa y una desaceleración de los mercados de valores, surge la duda de un incierto futuro para el repunte, en donde la necesidad de obtener ganancias hoy, podría superar la esperanza de recibir beneficios más adelante.

Técnicamente el crudo WTI ha generado un soporte en US$95 por barril mientras que una corrección pequeña en el crudo Brent encontró soporte en US$115 por barril antes de continuar su ascenso. Mientras tanto, el Brent ahora tiene la posibilidad de desafiar el nivel psicológico de US$120 por barril.

El crudo Brent no ha dejado de repuntar durante las últimas semanas, alcanzó y superó la cifra de septiembre en US$117,95 por barril como consecuencia de una ola de compras por parte de los inversores al mantenerse el impulso alcista.

Según Ole S. Hansen, analista senior de materias primas en Saxo Bank, el rebote constatado a comienzos de 2013 (una réplica de lo que sucedió en los dos años anteriores) ha sido sobre todo consecuencia de las expectativas de aumento de la demanda, al vislumbrarse una recuperación tentativa de la economía global, en particular de los dos principales consumidores mundiales, los Estados Unidos y China.

Un repunte continuo hacia los US$120 por barril implica nuevamente el riesgo de alterar las expectativas de crecimiento y tal vez una intervención verbal, ya sea por parte de la IEA o Arabia Saudita.

Mientras que el crudo WTI no logró acompañar el repunte del petróleo Brent, ya que los cuellos de botella en los sistemas de transporte doméstico aún impiden el flujo del crudo desde las regiones de producción, tanto en los Estados Unidos como en Canadá.

Aquí la atención está puesta claramente en Cushing, en Oklahoma, en donde a pesar de una pequeña reducción en los niveles de almacenamiento, sigue habiendo un gran exceso de reservas. Esto ha impedido que el crudo WTI, que se entrega en Cushing, siga al Brent en su repunte y, como consecuencia, el descuento al Brent aumentó nuevamente a casi US$22 tras un mínimo reciente de apenas US$15.

El hecho de que el riesgo geopolítico influya en forma importante en el precio del crudo Brent dado su rol en tanto que índice global, menoscaba aún más el rendimiento del WTI.

Además, Arabia Saudita redujo su producción durante los últimos dos meses, seguramente en respuesta a la disminución de la demanda a nivel doméstico. Muchos ven esto como una situación alcista para los precios del petróleo, dado que una reducción de la oferta podría elevar aún más el precio del crudo.

Sin embargo, dado que Araba Saudita declaró su preferencia por un precio más cercano a US$100 por barril en lugar de US$120 por barril, cifra a la cual se aproxima, se cree que la respuesta saudí ante la demanda y su incremento de la capacidad disponible amortiguarán las posibles interrupciones de la oferta en otros lugares.2360

En tanto el oro se ha mantenido dentro de los márgenes durante las últimas dos semanas sin alejarse demasiado de su media móvil de 200 sesiones, tal como se observa en la gráfica. La tendencia a la baja que ha existido durante cuatro meses ofrece actualmente resistencia en niveles de US$1.690 por onza y este nivel debe quebrarse para poder retomar cualquier tendencia alcista.2361

No obstante, se deberán negociar varios puntos de desventaja para que esto suceda, tales como la falta de presiones inflacionarias a pesar de que se estén ejecutando una gran cantidad de estímulos monetarios. El temor acerca de que la flexibilización cuantitativa en los Estados Unidos se detenga antes de lo esperado también deberá apaciguarse para poder retomar el movimiento alcista.

Como punto positivo, se ha visto que el oro se ha mantenido estable a pesar del repunte del dólar tras los comentarios, el pasado jueves, de Mario Draghi, y esto indica permanencia en la capacidad de recuperación de los inversores que buscan comprar a la baja.

Técnicamente, ahora el oro ha permanecido dentro de los límites definidos por su media móvil de 55 días y 200 días durante ocho días. Esto aumenta las posibilidades de una extensión de precios una vez que se quiebre esa banda, que actualmente se encuentra entre US$1.664 y US$1.681.

Ante el eventual cierre de los mercados en China y en todo el lejano oriente por los festejos del Año Nuevo Lunar, la actividad de la semana próxima será muy reducida, lo que dejará al oro y a otros mercados expuestos a cierta volubilidad en los precios. Un quiebre de la banda mencionada más arriba debería desencadenar un movimiento a 1.690 dólares por encima de US$1.710 o bajar a US$1.652 por encima de US$1.626.