Santiago. El alza en 16,8% para los clientes residenciales, comerciales e industriales en el precio del gas natural en Magallanes, al extremo sur de Chile, ha provocado diversas protestas y bloqueos desde este miércoles en la austral ciudad de Punta Arenas. 

El incremento estaba programado para febrero, pero según consigna La Tercera, el problema comenzó en diciembre, cuado el directorio de la petrolera estatal Enap aprobó la modificación del precio del gas natural que entregaba a Gasco Magallanes, contrato que finalizaba el 31 de diciembre, pero que finalmente se extendió hasta fines de enero.

Magallanes es una zona fría y por eso han surgido críticas de todos los sectores políticos, los que han catalogado que este combustible en esa zona no es un lujo sino que una necesidad.

El ministro de Energía chileno, Ricardo Raineri, dijo este jueves que no había que generar alarma debido a que los magallánicos cuentan con una tarifa especial y que ese beneficio se va a seguir extendiendo.

En una entrevista con la radio ADN dijo que "no hay que generar una alarma de que con esto se viene el mundo abajo, porque efectivamente hay un ajuste en la tarifa que es muy necesario si queremos mantener el desarrollo del largo plazo de la región".