Quito. Ecuador, un miembro de la OPEP, alteró el viernes sus operaciones petroleras relacionadas con el transporte de crudo y derivados, ante la amenaza de un tsunami en sus costas tras un fuerte terremoto en Japón.

La pública Petroecuador suspendió el envío y recepción de derivados de crudo, mientras que evaluaba las acciones a tomar respecto a sus exportaciones de petróleo.

Mientras que las petroleras extranjeras que integran el consorcio Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), un ducto privado para transportar crudo, decidieron parar las operaciones marítimas y por ende cancelar una carga de crudo de un buque prevista para la mañana del viernes.

El presidente Rafael Correa declaró en emergencia al país para adoptar medidas emergentes ante la amenaza, que incluye la evacuación obligatoria de la población y la suspensión de todas las actividades en las provincias costeras que podrían afectarse con el tsunami, incluido las islas Galápagos.

"La evacuación y recepción de productos (derivados) por el mar, eso está suspendido obviamente", dijo el presidente de Petroecuador, Marco Calvopiña.

Señaló que, en cambio, las exportaciones de petróleo crudo no fueron afectadas por el momento debido a que no había ningún despacho previsto este viernes. Sin embargo evaluaban acciones a tomar en las próximas horas.

La pública Petroecuador realiza el transporte de sus derivados y petróleo a través del Puerto de Balao, ubicado en el Océano Pacífico en las costas de Esmeraldas. En esa misma ciudad se encuentra la mayor refinería de la nación andina.

Operaciones privadas. El país andino ordenó a los grandes buques comerciales, turísticos y petroleros alejarse de las costas mar adentro por la amenaza del fenómeno. Mientras que los pequeños deberán permanecer anclados.

El bombeo por el OCP -con una capacidad de transporte de 450 mil barriles diarios (bpd), pero que sólo mueve un promedio de unos 120 mil bpd, continuaba sin alteraciones.

El cargamento que suspendió el oleoducto privado era de 360 mil barriles de crudo y sus cargas las realizan cada dos días, por lo que no tenían otro buque comprometido.

El puerto de despacho del OCP está igualmente ubicado en la provincia de Esmeraldas, la más vulnerable ante la alerta del tsunami, según las autoridades.

"OCP Ecuador tomó todas las medidas de precaución necesarias en sus instalaciones marítimas en Esmeraldas luego de las primeras noticias y alertas emitidas por las autoridades frente a un posible tsunami", dijo la entidad en un comunicado.

Las boyas del ducto privado están diseñadas para soportar olas de hasta unos 9,8 metros sobre el mar.

La oferta exportable de Petroecuador asciende a unos 160 mil bpd.

Ecuador mantiene acuerdos de intercambio de derivados por crudo con Venezuela, Chile y Uruguay.