Santiago. Los años 2008 y 2009 para la industria aeronáutica no fueron fáciles. Aparte de enfrentar las consecuencias de la crisis económica que estalló en Estados Unidos y que continuó en Europa, se sumaron problemas como el incremento en el precio del petróleo, el aumento de gravámenes al sector y las amenazas a la seguridad, entre otros.

En medio de ese escenario y gracias a un incremento sostenido en el tráfico de pasajeros y de carga en América Latina, la región comenzó a verse como una gran oportunidad de crecimiento y aquellas aerolíneas que no eran vistas como una verdadera amenaza para las gigantes del sector a nivel mundial, adquirieron mayor importancia, siendo protagonistas de fusiones tales como las de las compañías Avianca con TACA, COPA Airlines y Lan con TAM.

A comienzo de 2010, el vicepresidente senior para América Latina y el Caribe de Airbus, Rafael Alonso, pronosticaba que sería un muy buen año y que veía “un mercado con un potencial de crecimiento de compra de aviones nuevos de 1.700 para los próximos 20 años en América Latina (...) esto representa unos US$150.000 millones en negocios”.

Ahora, cuando la Asociación de Transporte Aéreo Interacional (IATA) estima que los beneficios netos de las líneas aéreas llegaron a US$15.100 millones, AméricaEconomía.com conversó con Rafael Alonso para conocer cuáles son las proyecciones de esta fabricante de aviones francesa, cuya participación de mercado en América Latina ya alcanza el 65%.

-¿Cuáles fueron los principales desafíos que tuvo que enfrentar la empresa en América Latina y el resto del mundo en 2010?

-Uno de los principales desafíos durante el 2010 fue que la industria retomara la confianza tras la crisis financiera de los últimos años. La recuperación está siendo más fuerte de lo previsto. Globalmente Airbus logró un nuevo récord de entregas en 2010, y nuestros pedidos superaron ampliamente las expectativas del mercado. Como resultado, Airbus ha incrementado su producción por noveno año consecutivo, alcanzando un nuevo récord de 510 aviones comerciales entregados (en 2009 fueron 498) a 94 clientes (de los cuales 19 son nuevos).

En América Latina y el Caribe, vimos:

*Más consolidación de la industria a través de fusiones (LATAM, Avianca-TACA).

*Adquisiciones (Pantanal por TAM, Aerogal por Avianca-TACA, Aires por LAN) o bancarrotas (Aviacsa, Mexicana, Avolar, Alma) .

*La necesidad de mejora en la infraestructura y reducción de tarifas.

*Fuerte competencia de aerolíneas de EE.UU. y Europa.

*La aviación en algunos países, como México, están en proceso de reestructuración.

Airbus logró obtener en América Latina 75 pedidos en 2010 (LAN ordenó 50 aviones de la Familia A320 y TAM 20 de la Familia A320 y 5 de la Familia A350 XWB). Y también incluyó nuevos operadores como SKY Airline de Chile, AeroGal de Ecuador y Ocean Air (ahora Avianca Brasil) de Brasil.

En 2010, la empresa también lanzó el A320neo, que consumirá un 15% menos de combustible, equivalente a una reducción anual de 3.600 toneladas de CO2 por avión.

Airbus avanzó en la comercialización de combustibles alternativos, estableciendo la primera cadena de valor en Brasil, acercando a los agricultores, refinerías y aerolíneas. Realizó el primer vuelo con biocombustible en Latinoamérica, y da apoyo a lo que va a ser el primer vuelo regular comercial utilizando biocombustible que se pondrá en marcha en 2011.

-A principio del año pasado dijeron que tenían grandes expectativas de crecimiento en la región. ¿En cuánto aumentó el tráfico aéreo en 2010?

-Fue un buen año en la región. Tenemos como ejemplo los 75 aviones encargados por LAN y TAM. Indudablemente vimos que existe un crecimiento sostenido del turismo (+54% turistas en Perú en tres años, +48% en Brasil,+34% en Argentina, +32% en America Central).

Además, el mercado latinoamericano se ha consolidado y el mismo director general y consejero delegado de la IATA, Giovanni Bisignani, elogió la transformación que ha experimentado la industria en la región, con operaciones más seguras y eficientes, y aerolíneas con mayores rentabilidades.

Respecto al tráfico aéreo, aún no están disponibles las cifras anuales de la IATA. Pero a noviembre la tendencia entregada por dicha organización, tanto en pasajeros como en carga, mostraba que el tráfico crecía a una tasa anualizada de entre 5% y 6%. Y las economías emergentes han visto un incremento de casi 14% en los últimos años.

De acuerdo a AITA, entre enero y septiembre de 2010, la cantidad de pasajeros transportados aumentó 14%. Y las líneas aéreas de América Latina transportaron más de 11 millones de pasajeros, casi 10% más que en el mismo lapso de 2009.

-¿Cuánto lograron aumentar sus ventas? ¿Cuánto logró facturar la empresa durante 2010? 

-Airbus recibió 644 pedidos (574 netos) de aviones comerciales en 2010, con un valor que superó los US$ 84.000 millones (US$ 74.000 millones netos), según lista de precios. Esta cifra representa el 51% del número bruto de unidades (52% neto) respecto al mercado mundial de aviones de más de 100 plazas en 2010.

A finales de 2010, la cartera de pedidos de aviones comerciales de Airbus estaba en 3.552 unidades, valoradas en US$480.000 millones según lista de precios, lo que representa seis años de producción.

-¿Cuál es el avión que más aumentó sus ventas? ¿Cuál fue el más vendido?

-Los nuevos pedidos de aviones comerciales en 2010 incluyeron 452 de la Familia A320; 160 de la Familia A330/A340/A350 XWB; y 32 nuevos pedidos del A380. En América Latina, la tendencia es igual. 70 de los 75 aviones encargados fueron de la Familia A320.

-¿Cuáles son los principales desafíos que la empresa se plantea para 2011? 

-Para 2011, Airbus espera incrementar las entregas y el ratio de pedidos/entregas superior a uno. 

Los principales desafíos del sector en Latinoamérica y el Caribe son la consolidación del sector, las iniciativas de cielos abiertos, la reestructuración de aerolíneas y el crecimiento del transporte de pasajeros de turismo.

-¿Cuáles son las principales empresas a las que le vende Airbus?

-Airbus actualmente cuenta con 333 operadores. Dentro de los clientes más importantes están Avianca-TACA, Lan y TAM.

-¿Van a potenciar la venta de un avión en especial?

-Para 2011, Airbus espera un nuevo incremento en las entregas y también en los aviones vendidos (un ratio de pedidos/entregas superior a uno, basado en la fuerte demanda de las aerolíneas de aviones nuevos y más eco-eficientes). Estamos confiados de que el año 2011 va a ser el año del A320neo, que responde perfectamente a las necesidades de nuestros clientes.

-Pensando en América Latina, ¿cuáles son los países que durante 2010 representaron un mayor crecimiento? ¿En qué países de América Latina quieren invertir con más fuerza durante 2011?

-El mercado aéreo de Latinoamérica y el Caribe es uno de los más robustos y con mayor proyección a nivel mundial. Latinoamérica y el Caribe siempre ha sido un mercado muy importante para Airbus y vemos con satisfacción la consolidación que se está produciendo en el sector.

Durante 2010, los países que representaron un mayor crecimiento en cuanto a órdenes de aviones fueron Brasil, Chile y Colombia. Esperamos que esta tendencia continúe, basado en el incremento de tráfico de pasajeros pronosticado. Y para este año entrante Airbus seguirá manteniendo su posición de líder con más de 500 aviones vendidos en estos últimos años, y con más de 350 aviones en operación en 23 compañías aéreas en la región.

-¿Qué nuevas amenazas tiene la industria aeronáutica?

-Mientras muchas economías se recuperaban de la crisis financiera, Airbus ha visto su mayor éxito en los últimos años. Indudablemente una subida del precio del petróleo es una amenaza que nos preocupa a todos. Esto haría que aumentasen los precios de los boletos, reduciendo los pasajeros, y por consecuencia, limitando los beneficios de las compañías y su capacidad de comprar aviones nuevos. Es por ello que Airbus, para paliar este efecto negativo, fabrica cada vez aviones más eficientes y que consumen menos combustible.

Para 2011, vemos bases bastante sólidas para un crecimiento sostenido. Seguiremos viendo más consolidación de aerolíneas, iniciativas de cielos abiertos e importantes crecimientos del turismo en la región. También esperamos que todo esto cree las condiciones para mejorar la infraestructura.