American Airlines quiere deshacerse de los contratos de arriendo de 24 aviones y sus motores, en el primer paso que da el tercer operador de transporte aerocomercial más grande de Estados Unidos para recortar costos tras pedir protección por quiebra.

AMR Corp, la matriz de la aerolínea, dijo que tiene pedidos una gran cantidad de aviones y que incumplir los contratos de equipos más viejos le permitirá acelerar la renovación de su flota.

American Airlines fue el único operador estadounidense de importancia que evitó la quiebra en la pasada década. La compañía ahora busca alcanzar a sus competidores utilizando la figura de reestructuración bajo el Capítulo 11 para reducir los costos.

La compañía dijo en los documentos presentados ante la corte que arrendó las naves, principalmente aviones MD-80 y sus motores, cuando anticipaba una mayor demanda por viajes aéreos.

Sin embargo, "con la continua desaceleración en la economía y en los viajes, estos mismos aviones y motores poseen poco si es que algún valor comercializable y no son más necesarios para las operaciones de los deudores".

No dijo cuánto ahorraría al dejar de lado los contratos, que están en manos de los inversores.

American Airlines se negó a hacer comentarios. La compañía posee una flota de más de 600 aviones.

La firma dijo que la mayoría del equipo ya ha sido sacada del servicio y está almacenado en Nuevo México.