La construcción de la primera fase del plan maestro para la ampliación del Aeropuerto Internacional El Salvador, en San Luis Talpa, arrancaría en el primer semestre de 2014, si se cumple el cronograma que se ha trazado la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA).

Alberto Arene, presidente de la autónoma, explicó que actualmente desarrollan un plan de modernización y optimización de la infraestructura existente para ampliar la capacidad de la terminal aérea. El año pasado el aeropuerto atendió a 2,1 millones de viajeros, cuando su capacidad instalada es para 1,6 millones.

Con el plan que ejecuta la CEPA, esta capacidad alcanzaría los 4 millones de pasajeros anuales, con una inversión de US$74 millones, que deberán cubrirse, en su mayoría, con préstamos, a una titularización soportada en los ingresos futuros de la terminal.

Las obras a ejecutar con este dinero incluyen mejoras en las áreas de migración y aduana, la construcción de la sala de espera número 18, la remodelación de los servicios sanitarios, la esterilización de las salas de espera, la modernización de los puentes de abordaje, del radar y de las comunicaciones aeronáuticas, y equipo de aire acondicionado.

También se implementará un “aerobús” para trasladar a pasajeros, se recarpeteará la pista y las calles de rodaje y perimetrales.

Pero a la vez que se realizan estas obras, que el funcionario califica de urgentes, se trabaja en la actualización de un plan maestro que presentó en 2007 la empresa Aeropuertos de París. Yicsi Rodríguez, gerente del Aeropuerto Internacional El Salvador, indicó que han comenzado con una consultoría sobre las proyecciones de demanda. “Un plan maestro que ha estado engavetado no puede sacarse cinco años después y comenzar a construir, porque se cometería un gran error. Hay que actualizarlo”, dijo.

Arene concuerda con ello. “Lo que estamos haciendo son trabajos prioritarios, necesarios, no cosméticos. A la vez estamos actualizando el plan maestro, porque estamos conscientes de que las obras de modernización no son suficientes, hay que ampliar la terminal o construir una nueva, pero hay que hacerlo de manera responsable”, aseguró.

El cronograma del plan maestro inicia este año, con una consultoría para actualizar estadísticas y el propio plan maestro. En el primer semestre de 2013 se procedería a hacer el estudio de factibilidad y firmar el convenio de préstamo. En el primer semestre de 2014 estarían listos para iniciar la construcción.

“Mientras esto se hace, se cubre con las obras de modernización”, dijo Arene.
Horas muertas

Rodríguez explicó que, como primer paso, pidieron consejo a la Organización de Aeronáutica Civil Internacional (OACI), que les presentó un informe en octubre del año pasado, luego de hacer una visita técnica al aeropuerto.

El organismo concluyó que la terminal salvadoreña no requiere en este momento una ampliación, puesto que tiene saturación en horas pico pero permanece vacío el resto del tiempo.

Por ello, CEPA ha optado por iniciar con la optimización de la infraestructura. “Ampliar en este momento significa seguir operando con desorden en estas tres franjas saturadas y desierto en otros horarios”, apuntó.

“No es solamente necesario hacer las inversiones inmediatas, sino prepararse para avanzar en el plan maestro”, dijo el funcionario.