La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio GUPC, encargado del principal proyecto de ampliación de la vía interoceánica, se enzarzaron este sábado en un intercambio de comunicados del que se desprende que la obra avanza a pesar de que sus responsables no se ponen de acuerdo.

Ambas partes insisten en que están poniendo toda la carne en el asador para que el proyecto esté terminado a finales de 2015 y comience a operar en el primer trimestre de 2016, pero el grupo contratista necesita liquidez y el administrador de la ACP, Jorge Luis Quijano, asegura que el Canal "no le va a regalar nada".

Quijano recordó este sábado en un comunicado de la ACP que no adelantará dinero por reclamos de GUPC, que integran la española Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, y que "deben seguir siendo gestionados de acuerdo a los mecanismos de resolución de disputas del contrato".

Por su parte, el consorcio GUPC aseguró este sábado que la administración de la vía interoceánica "no ha resuelto la mayoría de los puntos" del acuerdo que todavía no se ha firmado, a pesar de que se estableció como fecha limite el cercano 31 de julio.

Las obras de ampliación quedaron suspendidas a principios de este año casi un mes porque GUPC alegó que se había quedado sin liquidez al haber experimentado unos sobrecostos de unos US$1.600 millones.

Estos sobrecostos serían consecuencia de que el basalto del que se nutre el grupo para crear el hormigón que necesita la obra, de una mina aledaña a las esclusas del Pacífico, no es de la calidad esperada y su procesamiento ha encarecido notablemente el proyecto.

Las obras se reiniciaron después de que cada parte se comprometió a inyectar al proyecto US$100 millones cada una además de acordarse una fianza para financiación internacional, por parte de GUPC y que el consorcio dijo este sábado que está finalizando, de US$400 millones.

Pero el acuerdo con el que se consiguió la reanudación de las obras no se firmó en aquel momento.

"Nosotros estamos haciendo todo el esfuerzo de nuestra parte para concluir todo ese proceso que se negoció, que se pactó, pero que se tiene que convertir en un acuerdo dentro del contrato para poder seguir adelante de una manera más estructurada hasta el final de la obra", había dicho Quijano el jueves pasado en una entrevista con Efe.

"El equipo de GUPC se ha dedicado a preparar de forma diligente la pronta resolución de todos los problemas", insiste GUPC.

Pero a pesar de estos desacuerdos y de que no está claro cómo se está pagando la obra en estos momentos cuando los acuerdos de abril se supone que estipulaban que el acceso al dinero fresco estaba condicionado a la firma del nuevo contrato, la faraónica obra avanza.

El consorcio aseguró este sábado que había invertido "directamente un monto de otros US$145 millones" adicionales.

GUPC anunció en su comunicado que el proyecto de construcción del Tercer Juego de Esclusas para la ampliación del Canal ha alcanzado el 77% de ejecución "a pesar de las dificultades que han afectado a GUPC en el desarrollo de la obra" y "de la suspensión temporal de las obras a principios de año por motivos ajenos al consorcio".

Posteriormente, la ACP en su comunicado corrigió el dato de la GUPC asegurando que lo que se ha realizado en 77% es el total de la ampliación y que el proyecto de las esclusas que lleva a cabo el consorcio sólo ha llegado al 72%.

Además, Quijano recordó a GUPC que el acuerdo estipula que "el contratista terminará la obra en diciembre de 2015", que "transportará a Panamá las 12 compuertas que se encuentran en Italia a más tardar en febrero de 2015" y que "GUPC aportará 100 millones y ACP adelantará 100 millones (garantizados), lo cual permitirá alcanzar el ritmo normal de las obras".