La apertura en abril de la expansión del canal de Panamá, prevista inicialmente para 2014 y cuyo costo fue de US$5.300 millones, podría retrasarse aún más.

Esto, dependiendo de las reparaciones de filtraciones descubiertas en las nuevas esclusas durante las pruebas, mientras la vía navegable finaliza un año récord en tráfico de cargamentos, señaló el administrador del canal, Jorge Quijano.

Se espera que la empresa contratista encargada de la construcción de las nuevas esclusas presente dentro de las próximas tres semanas un informe sobre el plazo de reparación. Cualquier retraso en la apertura “no debería ser extenso, si es que hubiera alguno”, indicó Quijano en una entrevista telefónica. Los cargamentos que transitan por el canal podrían llegar a 360 millones de toneladas en 2017, el primer año completo de funcionamiento de la expansión del canal, tras alcanzar un récord de 340,8 millones de toneladas en el año fiscal que terminó el 30 de septiembre, dijo Quijano.

“Aunque se dice que China no está muy firme, con 6% de crecimiento, es un gran exportador, y Estados Unidos sigue siendo un gran importador”, manifestó Quijano.

Embarques de gas natural licuado (GNL)

La expansión, que ha impulsado una serie de mejoras portuarias y de infraestructura en todo el Caribe y en la costa este de Estados Unidos, permitirá el paso de embarcaciones con una capacidad de hasta 12.600 contenedores, casi el triple de lo permitido por las esclusas actuales. La expansión también facilitará el paso de buques cisterna con cargamentos de GNL.

El proyecto del canal, aprobado por votación en un referéndum en 2006, ayudó a que la economía panameña de US$46.000 millones alcanzara uno de los mayores índices mundiales de crecimiento en los últimos años. El Producto Interno Bruto se expandirá 6% este año, frente a una contracción de 0,3% para toda Latinoamérica y el Caribe, según el Fondo Monetario Internacional. El total de tránsitos a través del canal cayó 3,1% en septiembre respecto al año anterior, la primera disminución interanual desde enero.

La Autoridad del Canal de Panamá comercializó US$450 millones en bonos internacionales el mes pasado para financiar un nuevo puente que abarque la ribera en el océano Atlántico de la vía navegable, proyecto que se espera finalizar a mediados de 2017.