La ampliación del gasoducto entre Cusiana y Vascononia, no solo podría dejar sin suministro de gas natural a los industriales, termoeléctricas y el sector de transporte que opera con gas natural vehicular, sino que se tendría que suspender las exportaciones de este combustible a Venezuela, entre el 12 y el 21 de noviembre.

Así lo anunció el viceministro de Minas y Energía, Tomás González, al explicar que estas restricciones obedecen a la realización de los trabajos de conexión y equipos automáticos con una nueva planta de gas en Cusiana, que permitirá la ampliación de la producción y transporte de gas de 200 millones de pies cúbicos a 270 millones pies cúbicos diarios.

El funcionario explicó que las restricciones no se sentirán en los 5,1 millones de hogares colombianos, ya que se atenderá el suministro con el gas sobrante de La Guajira, el cual se transporta por el gasoducto Ballena-Barrancabermeja. Razón por la cual se podría suspender el envío de gas a Venezuela, hoy se exportan 190 millones de pies cúbicos diarios.

González señaló que entre el 13 y el 21 de noviembre el suministro de gas será cero; entre el 22 y 26 de noviembre habrá un aumento gradual de 0 a 200 millones de pies cúbicos diarios y entre el 28 de noviembre y el 27 de diciembre pasará de 200 a 270 200 millones de pies cúbicos diarios.

Entre tanto el presidente de Naturgas, Eduardo Pizano, señaló que los productores y Ecopetrol están trabajando en combustibles sustitutos para atender a sus clientes y de esta forma mitigar las restricciones.

Entre tanto el vicepresidente Financiero de BP, Henry Medina, operador de la planta de Cusiana señaló que el mejoramiento de la factoria tuvo un costo de US$70 millones, los cuales fueron aportados por Ecopetrol y BP.

El constructor del gasoducto TGI invirtió US$140 millones en el desarrollo de la ampliación del gasoducto.