Cada vez más expertos estiman que el crudo Brent promediará menos de US$100 el barril el próximo año debido a la presión sobre los precios derivada de la crisis de la deuda de Europa, la ralentización del crecimiento de China y las esperanzas de una resolución en torno al programa nuclear iraní.

El último sondeo mensual del mercado del petróleo de Reuters, que se basa en los pronósticos de 37 analistas, prevé que el Brent promediará US$115,10 el barril en el 2012, US$2,20 por debajo del sondeo de abril, representando el recorte mensual más pronunciado del sondeo en todo un año.

En el 2013, el Brent promediaría US$113,20 el barril, también US$2,20 por debajo de abril. Un tercio de los analistas redujeron sus previsiones tras una caída en los precios desde US$125 a comienzos de abril a poco más de US$105 actualmente.

Si bien siguen siendo una minoría, ahora cinco analistas estiman un promedio por debajo de los US$100 en el próximo año, tres más que en el sondeo del mes anterior.

"La crisis en la zona euro parece a punto de entrar en una fase nueva y mucho más peligrosa", dijo el analista de Capital Economics, Julian Jessop.

"Esto podría involucrar no sólo cesaciones de pagos en las deudas públicas en la periferia, sino también la potencial salida de uno o más países de la unión monetaria", agregó.

Jessop sostuvo que otro catalizador para una nueva caída de los precios del petróleo podría ser un alivio en las sanciones contra Irán.

Capital Economics tiene la previsión más baja del sondeo, con su estimación del promedio del Brent a US$104 en el 2012, US$85 en el 2013 y US$80 en el 2014.