El presidente de Ancap, José Coya, dijo ayer que la producción y colocación de clínker (el principal componente del pórtland) en Brasil, Argentina, Paraguay, Bolivia y Venezuela podría consolidar al organismo como un productor relevante de ese material en América del Sur.

En el caso de Venezuela, la petrolera uruguaya tiene un convenio vigente que prevé el intercambio de coque (carbón de petróleo) por clínker, lo que resulta beneficioso para ambas partes aunque todavía no ha sido implementado. El país caribeño tiene un déficit importante de cemento.

“Ancap continúa invirtiendo en el área del clínker para consolidar la producción y capitalizarla con negocios en la región”, afirmó el presidente del organismo, José Coya, en diálogo con la Secretaría de Comunicación de Presidencia.

“En el sur de Brasil, norte argentino, Paraguay y Bolivia podría haber una apertura interesante para el negocio del clínker que puede consolidarnos con resultados que nos posicionen en la región de manera concreta”, afirmó el jerarca. Recordó que recientemente en Paraguay dialogó con directivos de la estatal Industria Nacional del Cemento (INC). “Ellos (por INC) nos informaron que están realizando licitaciones para la adquisición de clínker”, informó el jerarca.

“El clínker es un producto elaborado principalmente en la planta de Minas y a partir de los primeros meses del año que viene vamos a tener capacidad para presentarnos en esas licitaciones y así participar en ese mercado”, adelantó. Asimismo, el presidente de Ancap informó que el ente inició negociaciones en Bolivia para poder colocar clínker en el país del altiplano.

“Además de la comercialización en la región más cercana también tenemos previsto con (la estatal venezolana) Pdvsa un acuerdo de intercambio para recibir coque y devolver los barcos con capacidad de 30.000 toneladas con el equivalente en clínker. Esto constituiría un negocio interesante para ambas empresas”, recordó. En relación a la posibilidad de exportar cemento, Coya comentó que Ancap aún no cuenta con la capacidad suficiente para hacerlo porque las inversiones en las cementeras de Minas y Paysandú para ampliar la producción están en ejecución. “Cuando esto suceda, vamos a tener la capacidad de producir para el exterior”, culminó Coya.