El tráfico vehicular está empeorando en muchas ciudades del mundo, pero cargos por congestión y nuevas políticas en algunas urbes han demostrado su eficacia para reducir la cantidad de automóviles en la carretera.

Muchas ciudades están trabajando para reducir los viajes en automóvil mientras intentan bajar las emisiones de dióxido de carbono y acortar los tiempos de traslado.

Aun así, en 2019 los conductores pasaron más tiempo atrapados en el tráfico que en años anteriores, según un estudio realizado este lunes por la firma de análisis de transporte INRIX Inc, que clasifica la congestión en más de 900 ciudades en todo el mundo.

En Estados Unidos, los conductores perdieron en promedio 99 horas el año pasado debido a la congestión, calculó el informe, dos horas más que en 2017. Boston, Chicago, Filadelfia, Nueva York y Washington encabezaron el ranking como las ciudades estadounidenses más congestionadas.

Nueva York será la primera ciudad de Estados Unidos en implementar precios de congestión en 2021. Chicago y Los Ángeles han encargado estudios sobre tales cargos.

En general, el tiempo perdido en el tráfico le costó a la economía de Estados Unidos unos US$88.000 millones el año pasado, según INRIX, que usó estadísticas del mercado laboral y salariales.

A escala mundial, las cinco ciudades más congestionadas son Bogotá, Río de Janeiro, Ciudad de México, Estambul y Sao Paulo.

En general, las ciudades más congestionadas son antiguas o de rápido crecimiento, según el informe.

Trevor Reed, analista de transporte de INRIX y autor del informe, afirmó que las tarifas de congestión en Londres, Suecia y Estocolmo han reducido significativamente el tráfico.

Nueva York será la primera ciudad de Estados Unidos en implementar precios de congestión en 2021. Chicago y Los Ángeles han encargado estudios sobre tales cargos.

Las nuevas iniciativas en Nueva York y San Francisco para prohibir los autos en las calles principales también han impulsado el uso del autobús y reducido los tiempos de viaje sin causar atascos en las calles vecinas, según los datos.