La demanda de gas natural para los próximos cuatro años en el país tendrá un crecimiento anual 14% inferior al esperado hace un año, mientras que la oferta mediante producción nacional caerá sólo a la mitad de lo que se esperaba, con lo que las importaciones también bajarán su ritmo, aunque con un incremento 10% superior al de la demanda, informó la Secretaría de Energía.

En entrevista, la subsecretaria de Hidrocarburos, Lourdes Melgar, explicó que la prospectiva de demanda cayó porque los precios bajos de los hidrocarburos han deprimido las compras del sector energético, principal consumidor del combustible; en tanto, el ajuste al alza de la oferta esperada, aunque bien seguirá cayendo, obedeció a que Petróleos Mexicanos (Pemex) -que por el precio de venta fijado artificialmente a la baja luego de que a la referencia se le quita el costo de transporte dejando a los productores sin incentivos- reportó un pronóstico de caída mayor, que el Centro Nacional de Control de Gas ajustó en sus propias revisiones del comportamiento real del abasto.

La funcionaria recordó que las proyecciones, aunque son obligatorias, irán cambiando todo el tiempo y en cada revisión de los planes para infraestructura.

Infraestructura detonada. En la primera revisión anual del Plan Quinquenal de Expansión del Sistema de Transporte y Almacenamiento Nacional Integrado de Gas Natural 2015-2019, publicada luego de consultas a la industria, destaca que la demanda del hidrocarburo no crecerá al ritmo que se esperaba, sino que pasará de los actuales 6.033 millones de pies cúbicos diarios a 7.319 millones en el 2019, con un incremento anual promedio de 428 millones de pies cúbicos al día y no de los 500 millones que predijo el gobierno para los planes de infraestructura. 

En tanto, las expectativas de la industria y de Petróleos Mexicanos (Pemex) recortaron el pronóstico en la caída de la producción nacional ya que la oferta en esta nueva revisión caerá de 2,599 millones de pies cúbicos por día a 2,463 millones en el 2019, a un ritmo de 45 millones de pies cúbicos menos cada año, y no de los 100 millones que hace un año predecía el gobierno.

Con ello, las importaciones aumentarán en un promedio anual de 474 millones de pies cúbicos diarios, pasando de los actuales 3.434 millones de pies cúbicos diarios a 4.856 millones en el 2019, también a un ritmo menor.

Hasta el momento han entrado en operación 2.386 kilómetros de gasoductos adicionales desde el inicio de la administración, mientras que 1.278 más están en construcción y 4.098 kilómetros ya han sido adjudicados, lo que representa inversiones de más de US$12.000 millones, dijo el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell. Con ello, la inversión en firme para estos proyectos durante el sexenio lleva un avance de 76%.