Santiago. La minera chilena Antofagasta Minerals ve un crecimiento en la demanda de cobre en China de al menos 6,5% este año, mientras que el precio del metal seguirá volátil ante la incertidumbre económica global, dijeron este viernes ejecutivos de alto nivel de la firma.

Si bien el mayor consumidor de materias primas del globo ha reducido sus proyecciones de crecimiento económico para el 2012 y ha despertado temores de un menor consumo, el gigante asiático seguirá demandando cobre para manufactura y construcción.

"Nosotros no vemos por ninguna parte el crecimiento en China bajando del 6,5%. Eso es bien conservador, pero la base hoy en día son 8 millones de toneladas, entonces, aunque crece menos porcentualmente, es sobre una base mucho más grande", dijo el vicepresidente comercial de la minera, Gonzalo Sánchez.

Las importaciones de cobre de China, que consume 40% del cobre mundial, aumentaron 13% a un récord en diciembre, pero la demanda ha sido lenta desde las celebraciones del Año Nuevo Lunar a fines de enero, dada la incertidumbre sobre la perspectiva económica y el enfriamiento del sector inmobiliario.

China creció 8,1% en el primer trimestre, su ritmo más lento en casi tres años y medio y menos de lo esperado, lo que avivó los temores de los inversores sobre que la desaceleración no ha llegado a su fondo y que se necesitarían más medidas para frenarla.

"Lo más probable es que en la segunda parte del año van a tener una disminución" de la demanda de cobre, dijo Sánchez.

El ejecutivo estimó que el mercado global estaría bastante balanceado en la relación oferta-demanda este año, aunque en sus cálculos han previsto inicialmente un déficit de 150.000 toneladas.

De acuerdo con un sondeo de Reuters publicado el viernes, el mercado de cobre anotaría un déficit de 180.000 toneladas en el 2012 y recién se ubicaría cerca de un punto de equilibrio en el 2013.

Los temores sobre la salud de la economía mundial -en medio de una recesión en gran parte de Europa, una recuperación inestable en Estados Unidos y una marcada desaceleración en China- seguirán presionando a los mercados, aunque los crecientes costos operacionales pondrían un piso.

"La volatilidad va a seguir porque en el sector inversionista ya aparecen noticias de nuevos problemas en Europa y aparecen efectos obviamente en el precio del cobre. Sin embargo, se ha tranquilizado un poco", dijo Sánchez. "Todavía vemos un mercado que justifica altos precios", agregó.

El cobre referencial en Londres subió más de 11% en el primer trimestre y tocó un máximo del año de US$8.765 por tonelada en febrero, pero el débil panorama económico de China llevó los precios el viernes a poco menos de US$8.000, su menos nivel en cerca de tres meses.

En el sondeo de Reuters, los 37 analistas sondeados estimaron un precio promedio del cobre de 8.445 dólares para el 2012, lo que implicaría un retorno potencial del 6% desde los actuales niveles.

Producción en alza. La compañía, que está en medio de un proceso de reestructuración tras diversos problemas en la ejecución y operación de sus proyectos, espera un alza en su producción de cobre este año a 700.000 toneladas desde las 640.000 toneladas del 2011.

El aumento estaría apoyado por el arranque a fines del año pasado de su yacimiento Esperanza, aunque tuvo un desempeño inicial más débil al esperado.

El vicepresidente de Desarrollo y Finanzas Corporativas de Antofagasta, Alejandro Rivera, informó además que ya se inició la construcción de la mina de cobre Antucoya, de 80.000 toneladas, que desarrolla junto a la japonesa Marubeni y que esperan poner en operación a finales del 2014.

"Los costos promedios de caja de esa compañía van a ser del orden de 155 centavos (de dólar por libra), lo cual si bien es cierto no es un nivel del primer cuartil de costos de la industria, sigue siendo un nivel aceptable", acotó.

Frente a la eventual estrechez energética que puede presentar Chile en los próximos años, la compañía ya se ha entrado a un par de proyectos eléctricos y no descarta realizar nuevas asociaciones con el fin de garantizar sus requerimientos.

"Puede ser una posibilidad que también en una futura expansión (...) tomemos una participación en alguna central de generación", dijo Rivera.

El mes pasado, la empresa se quedó sin presidente ejecutivo, tras la inesperada salida de Marcelo Awad de la gerencia general de la compañía, y redujo su dividendo para concentrar sus recursos en proyectos de crecimiento.