Santiago. Antofagasta Minerals, una de las mayores cupríferas del mundo, no ve un daño en su producción por la amenaza de un racionamiento eléctrico en la zona central de Chile, aunque sus costos serían afectados, en un escenario que podría agudizarse en 2012.

El presidente de Antofagasta Minerals, Marcelo Awad, dijo en el marco del Foro de Reuters sobre Inversiones en América Latina que la mina insignia Los Pelambres, emplazada en el centro del país, tiene generadores de respaldo a diesel para cubrir una baja de hasta 10% en sus necesidades.

Chile lanzó un plan de ahorro energético que busca evitar un racionamiento, en medio de una extensa sequía y una operación a plena capacidad de las centrales eléctricas.

Pese a ello, el escenario de Antofagasta Minerals -controlado por la familia chilena Luksic- es promisorio, cuando se apresta a inaugurar la mina Esperanza, en momentos que los precios del cobre se ubican por encima de los históricos US$4 la libra.

Los planes de expansión de la familia Luksic también podrían beneficiar a Antofagasta Minerals desde el sector del transporte de su mineral, ya que el grupo empresarial adquirió un porcentaje minoritario de la naviera chilena Sudamericana de Vapores.

"Hay bastantes posibles sinergias, pero eso no significa que para el grupo tenga una primera prioridad", dijo Awad.

Antofagasta Minerals tiene contratos de transporte con Sudamericana de Vapores.