Panamá. El consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), a cargo de la construcción del tercer juego de esclusas del proyecto de ampliación del Canal de Panamá, anunció hoy un acuerdo con la principal central de trabajadores relacionada con la obra, y que evita el inicio a partir de mañana de una huelga.

GUPC, integrado por las empresas Sacyr Vallehermoso (España), Salini-Impregilo (Italia), Jan de Nul (Bélgica) y Constructora Urbana S. A. (CUSA/Panamá), insistió en un comunicado, como lo había señalado ayer, en que el aumento salarial pretendido ya se había pagado a los trabajadores el año pasado y que era considerado válido para el resto del contrato.

En la nota se indicó enseguida que GUPC hace sin embargo otro sacrificio económico adicional para evitar una huelga que afectaría nuevamente el cronograma de entrega del proyecto.

Se detalló que se acordó con la contraparte, el Sindicato Unico de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), US$4,81 para las categorías calificadas y un aumento de 5% para las otras categorías, retroactivo a partir del 1 de julio de 2015.

El consorcio agregó que se logró el acuerdo en buenos términos como resultado de un último esfuerzo, en el que participamos contratista y sindicato, quejándose de que "la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) (administración),a pesar de ser la dueña de la obra y conocer los compromisos financieros que ha tenido que asumir GUPC", se haya "desentendido de la negociación", según se sostuvo.

El administrador del Canal de Panamá, Jorge Quijano, explicó que los representantes de GUPC pretendían que la ACP ayudara con cerca de tres millones de dólares de los cerca de seis millones de dólares o siete millones de dólares que se adeudan por pago de salarios con el aumento.

Se agregó que se hace por último un llamado a la fuerza laboral del proyecto para continuar con el programa de trabajo y culminar con la obra que ya se encuentra más del 90% de avance.

La directiva del Suntracs había decidido el pasado viernes ir a huelga, asegurando que GUPC había incumplido con un acuerdo pactado en mayo del año pasado y que preveía un aumento de alrededor de ocho por ciento a partir del primero de julio de 2015.

La administración del Canal de Panamá había subrayado ayer que no se iba a hacer cargo de parte del pago de aumento salarial pendiente que aspiran los poco más de 6.000 obreros que participan en la construcción de tercer juego de esclusas del proyecto de ampliación de la vía interoceánica, y por considerar que es responsabilidad del contratista.

El administrador del Canal de Panamá, Jorge Quijano, explicó que los representantes de GUPC pretendían que la ACP ayudara con cerca de tres millones de dólares de los cerca de seis millones de dólares o siete millones de dólares que se adeudan por pago de salarios con el aumento.

El funcionario había dicho que no aguantaba una huelga más la obra, pidiendo al contratista GUPC y a los trabajadores asumir su responsabilidad con el proyecto.

En un comunicado este martes, la ACP expresó su complacencia con el acuerdo, expresando que marque la continuación de una armoniosa relación laboral, y que con ello se garantice la culminación de la obra.