Nueva Delhi. Un fallo eléctrico masivo en Nueva Delhi y gran parte del norte de la India dejó a más de 300 millones de personas sin electricidad este lunes, en uno de los peores apagones que han afectado al país en más de una década.

Las luces en Delhi y siete estados se fueron hacia las dos de la mañana y la avería no se había restaurado en la hora punta de la mañana, por lo que los trabajadores de la capital pasaron calor durante la noche y luego se quedaron varados en las estaciones de metro cuando los trenes fueron cancelados.

Los apagones son frecuentes en gran parte del país, incluidas las grandes ciudades. El caos reinaba en las carreteras de Delhi, siempre abarrotadas, ya que los semáforos dejaron de funcionar.

"Llego 45 minutos tarde a trabajar. Primero, no tengo luz desde las dos de la mañana, luego no tengo agua para ducharme y ahora el metro tiene un retraso de 13 minutos tras verse atascado en el tráfico durante media hora", dijo Keshav Shah, de 32 años, que trabaja en una empresa multinacional de software cuya sede está a 30 kilómetros de la capital.

Restaurar los servicios en hospitales y sistemas de transporte era la prioridad del gobierno. A media mañana partes de Delhi y Uttar Pradesh, un estado con más habitantes que Brasil, ya habían recuperado la corriente. Rajasthan, Punjab, Jammu y Kashmir también se vieron afectados.

Un 40% de los indios, unos 500 millones de personas, carecen de electricidad. Retrasos en la apertura de nuevas plantas energéticas y minas de carbón, entre otras cosas, han limitado la capacidad.