Houston. Las tareas de perforación de un pozo de alivio de BP, la etapa final para sellar de forma definitiva la pérdida de crudo, podrían postergarse por dos o tres días ante la aproximación de una tormenta en el Golfo de México, dijo el martes un funcionario estadounidense.

BP detuvo los trabajos, luego de que el Centro Nacional de Huracanes informara que un sistema tiene un 70 por ciento de probabilidades de convertirse en una depresión tropical en los próximos dos días, mientras avanza hacia las costas de Luisiana.

"Esto podría potencialmente retrasar la etapa final de (perforación del) pozo de alivio por dos o tres días", dijo a reporteros el almirante retirado de la Guardia Costera, Thad Allen.

En tanto, un panel dictaminó que un juez federal de Nueva Orleans supervisará las causas civiles presentadas por pescadores comerciales y trabajadores heridos tras la explosión de la plataforma Deepwater Horizon el 20 de abril, que dejó 11 muertos y desató el derrame.

Las demandas interpuestas contra BP por accionistas indignados por el fuerte retroceso de sus acciones serán abordadas en Houston por decisión del panel.

La gigante energética ha perdido más de un tercio de su valor de mercado desde el accidente y ha reservado US$32.200 millones para pagar por los reclamos legales por los daños del derrame, pero analistas sostienen que la factura podría más que superar este monto.

Los trabajos para contener el derrame marcaron un reciente hito al lograr detener la fuga del pozo dañado de BP con la inyección de lodo pesado, seguido de cemento para sellarlo.

El pozo Macondo de BP, a 1,6 kilómetros de la superficie marina en el Golfo, fue tapado de manera provisoria el 15 de julio, tras dejar escapar aproximadamente 4,9 millones de barriles de petróleo al mar, contaminando marismas y afectando a la industria pesquera y turística a lo largo de varios cientos de kilómetros de la costa del Golfo.

El pozo de alivio es considerado como la solución final para sellar la estructura averiada.

Modelos computacionales pronosticaron que la tormenta se moverá hacia el noroeste, cruzando el lugar del derrame de BP antes de tocar tierra en el sudeste de Luisiana el jueves.

La tormenta podría retrasar hasta el próximo martes la planeada operación "bottom kill" en el pozo Macondo, cuando se espera que el pozo de alivio intercepte la estructura dañada, dijo Allen.

Pero el actual procedimiento podría tomar varios días, dijeron funcionarios.

La enorme operación de respuesta al derrame se está "moviendo hacia una nueva fase" para enfocarse en la limpieza y recuperación de las costas en el largo plazo, sostuvo Allen.

Los equipos están en proceso de remover las barreras de contención de las playas de Florida, Alabama y Misisipi, agregó.