Valparaiso.- La Comisión de Evaluación Ambiental Regional de Valparaíso aprobó en la tarde de ayer la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto Aconcagua, que consiste en una planta desalinizadora que de manera sustentable podrá paliar parte del impacto que está teniendo la falta de agua en la zona.

Con una inversión de US$162 millones y una capacidad de 1.000 litros por segundo, esta iniciativa, que se instalará en el denominado “Fundo El Carrizo” de la comuna de Puchuncaví, busca disminuir el déficit del recurso hídrico que afecta a la cuenca del Aconcagua, tanto por el menor caudal del río como por la baja sostenida de lluvias en los últimos años, fenómenos que podrían agudizarse por consecuencia del cambio climático.

El proyecto pertenece a Aguas Pacífico SpA, una empresa de Patria Investments, el fondo de inversión privado más grande de Latinoamérica, con activos bajo gestión por más de US$12.000 millones y un marcado sello de sustentabilidad. Esta planta desalinizadora será la primera de la Región de Valparaíso y también pionera a nivel nacional en su condición multidemanda, como consumo humano, riego agrícola y fines industriales. Su tecnología será de osmosis inversa para desalinizar el agua de mar, ya probada internacionalmente y que es compatible con el medio ambiente y las comunidades del entorno.  

Durante la fase de construcción, Aguas Pacífico SpA espera contratar en el peak a 1.100 trabajadores y se dará prioridad a gente de la Región de Valparaíso. También se espera que las obras de construcción partan en el primer trimestre de 2019 y que su operación comience el año 2021.